CDMX.- Además del ritmo guapachoso de su sonido y de su connotación cultural, el director Fernando Frías vio en la cumbia la oportunidad de contar una historia que, más allá de reflejar el contexto político y social de México, destacará por su valor humano.
Y considera que esa característica fue la hizo que su película Ya No Estoy Aquí recibiera el viernes La Pirámide Dorada a la Mejor Película en el Festival Internacional de Cine de El Cairo, en Egipto.
«Es una historia accesible que, más allá de la cumbia, ofrece diferentes modos de ver la vida y los fenómenos. Como mexicano puedes verla y sentirte muy identificado con esa realidad, pero también alguien de Egipto puede ver a estos chicos con estos peinados y decir ‘órale, ¿qué es esto?'», expresó Frías en entrevista vía telefónica desde Egipto.
La trama retrata el movimiento contracultural «Kolombia» a través de una pandilla regiomontana denominada ‘Los Terkos’, liderada por Ulises, un joven de 17 años, quien tras un percance debe migrar a Nueva York, dejando atrás su único sentido de pertenencia.
«Quería crear una historia que abarcara más, que humanizara un poco a estos chicos que viven en un país donde no hay futuro ni oportunidades y donde la falta de movilidad social es tan contundente. Quise ver más allá de esos chicos que tenían este look tan fascinante y poder entender qué hay detrás y a qué obedecen estos símbolos, más allá de lo exótico, atractivo y folclórico”. (Fernanda Palacios/Agencia Reforma)