La victoria del pasado domingo ante los Lobos BUAP no sólo trajo una alegría importante dentro del vestidor necaxista, sino que dio una prueba de que los mexicanos pueden cargar con el peso ofensivo del equipo al ser tres delanteros aztecas los que iniciaron el partido. Ángel Sepúlveda, Eduardo Herrera y Martín Barragán fueron los elegidos por Guillermo Vázquez para comandar la ofensiva, los tres lograron hacerse presente en el marcador y cumplieron con un buen encuentro siendo fundamentales para la remontada de Necaxa.
Algo interesante que analizar fueron los movimientos dentro del campo que hicieron los tres jugadores. Herrera y Barragán partieron como los dos centros delanteros, en ocasiones partían a la misma altura compartiendo la punta en diferentes direcciones, en otras tantas veces uno de los dos se votaba para crear espacios mientras que el otro intentaba estar dentro del área esperando la oportunidad de hacer gol. Por su parte, Sepúlveda trabajó como un medio por ambas bandas e inclusive llegó a estar como un mediocampista interior, dándole opciones de juego al equipo con buena movilidad y sobre todo con buena técnica, brindando buenos pases al frente. Los tres goles fueron de manera diferente, Barragán anotó de fuera del área con un rebote, Herrera lo hizo por el penal y Sepúlveda conectando una volea impresionante desde lejos que fue el gol del gane.
Los tres futbolistas han demostrado durante su carrera tener destellos en cuanto a su calidad, Necaxa podría ser una buena oportunidad para afianzarse como jugadores importantes dentro de la liga. Ángel Sepúlveda fue destacado por la liga al estar incluido en el once ideal de la jornada por su gran juego y obviamente por el impresionante gol que consiguió.