Cada vez son más los viajeros que muestran interés por realizar los recorridos enoturísticos que se ofrecen a lo largo del año. Sin embargo, Querétaro tiene muchas otras propuestas para satisfacer a quienes viajan en familia, en plan de negocios o en busca de aventura, presume Hugo Burgos García, secretario de Turismo del estado.

Ocio tras el negocio
Luego de cerrar un trato en la capital queretana -aproximadamente 53 por ciento de los visitantes del estado son turistas de negocios- es imperdible tomarse al menos un par de horas para abordar un tranvía turístico o recorrer a pie el Centro Histórico. Vale la pena curiosear por la recepción del hotel La Casa de la Marquesa, un edificio barroco e icónico; entrar al Templo de San Francisco, la primera construcción religiosa de la ciudad, o sentarse en una banca del Jardín Zenea, frente a su quiosco, a disfrutar del atardecer.
Toma nota: si buscas una cafetería tradicional acude a La Mariposa, en la calle Ángela Peralta, famosa por sus malteadas de mantecado, sus enchiladas verdes y la rosca de piña.

Diversión ilimitada
En la localidad de Santa Rosa Jáuregui, a unos 30 minutos en auto desde el centro de la capital queretana, el Parque Bicentenario es una de las alternativas consentidas de la gente local para divertirse en familia.
Entre sus atracciones destacan albercas, toboganes, juegos mecánicos, dos tirolesas cuyo recorrido en total es de 740 metros miden 740 metros; un puente colgante, la posibilidad de pasear a bordo de pontones o barcos de río, o pedalear una bici de agua.
Toma nota: hasta el 20 de agosto el parque estará abierto de martes a domingo de las 10:00 a las 18:00 horas. El costo de entrada para niños y adultos es de 50 pesos -incluye 14 atracciones-; fuera de temporada vacacional abre de jueves a domingo.

Campamento en la sierra
La Sierra Gorda queretana es uno de los enclaves naturales y culturales más privilegiados de México: allí se encuentran las misiones franciscanas que forman parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad y la zona es Reserva de la Biosfera. Además, se desarrollan actividades de ecoaventura como cañonismo, escalada o acampada. Destaca la propuesta de Campamento El Jabalí, cuya experiencia comienza con descenso por la sierra en moto hasta llegar al sitio donde se descansa en tiendas de campaña tipo safari, con cama, regadera y baño propio (desde 3 mil pesos por persona en ocupación doble).
Toma nota: el campamento opera todo el año y esta temporada es la mejor si se quiere gozar de paisajes serranos totalmente verdes. Desde el centro de la capital queretana, San Joaquín está a unas dos horas y media en auto.