Actualmente, el Instituto de Educación de Aguascalientes mantiene tres asuntos relevantes que ameritan una defensa jurídica, refirió el director de la dependencia, Raúl Silva Perezchica.

BRONCA CAMPECHANA. El primero se relaciona con el amparo logrado por la Universidad Autónoma de Ciudad del Carmen, Campeche y que adeuda 340 millones de pesos más actualizaciones hacia el Estado de Aguascalientes. El funcionario detalló que aquella institución se amparó en contra del embargo facultado para recuperar esos dineros y explicó que el equipo jurídico del IEA continúa trabajando en este asunto aquí y en aquella entidad.

Luego, mencionó que en este momento el Órgano Superior de Fiscalización ha realizado algunas observaciones para comprobar que no haya irregularidades en el ejercicio público. En este momento se tienen algunas auditorías que provienen desde el año 2013, otra del 2017 y en uno o dos meses más se entrarán los asuntos relacionados con el ejercicio 2018, esto por parte de la Federación, ya que el Órgano Superior se encuentra muy cerca del IEA, al igual que la Contraloría del Estado. Indicó que el IEA tiene en la actualidad dos asuntos que le preocupan:

TIEMPO COMPLETO. El primero se relaciona con el Programa de Tiempo Completo 2017, donde la Federación quedó en enviar una cantidad determinada y nunca mandó la última ministración correspondiente y por esa razón quieren observar que el Estado se pasó de las reglas del 61% de nómina. Ante ello, el Instituto de Educación regresó la acusación a la Tesorería de la Federación porque no entregaron el dinero correspondiente en 2017. La observación quedó en 4.5 millones de pesos.

TELEBACHILLERATOS. El segundo asunto se relaciona con los telebachilleratos por la cantidad de 42 millones de pesos, de los cuales se han comprobado 39 mdp y en los siguientes 15 días se terminará de demostrar el ejercicio. El problema se relaciona con que no es muy transparente cómo llega el dinero desde la Federación hasta los maestros. “La Tesorería de la Federación no ve problemas por desvíos o el uso del dinero en otra área, sino en el trámite de pago, el cual debe ser más sencillo, razón por la cual se trabaja para comprobar los últimos tres millones de pesos”, puntualizó.