Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Una empresa inhabilitada 10 años por engañar al Consejo de la Judicatura Federal (CJF) presentó una demanda civil para exigir que el reinicio de la obra de 569 millones de pesos para la que fue contratada, e incluso para que le amplíen el presupuesto.
Consorcio Constructor y Edificador Núñez, que además enfrenta una multa de 109 millones de pesos, demandó ante la Suprema Corte de Justicia que se condene al CJF a cumplir en su totalidad el contrato para la primera etapa del nuevo edificio sede del Poder Judicial de la Federación en Tepic.
“La celebración de un convenio para la ampliación del plazo de los trabajos con motivo de las indefiniciones del proyecto ejecutivo, la ejecución de conceptos de obra extraordinarios, y la ampliación del monto contratado”, son algunos de los reclamos.
La demanda, presentada en diciembre pasado, aún no ha sido admitida por la Corte, pues el ministro José Ramón Cossío ordenó a la constructora “aclarar con toda exactitud cuáles son las prestaciones que reclama”.
Las obras, que iniciaron en diciembre de 2016, fueron detenidas el 24 de julio de 2017, pues la Contraloría del PJF descubrió que la empresa había falsificado contratos con dependencias federales para acreditar su experiencia y ganar la licitación.
El contrato fue uno de muchos adjudicados por la Dirección General de Inmuebles y Mantenimiento del CJF durante la gestión de Francisco Pérez Maqueda, destituido en febrero de 2017 tras el hallazgo de 3.4 millones de pesos en la cajuela de su auto.
De las 17 obras relevantes contratadas por el CJF en 2016, que sumaron más de 4 mil millones de pesos, la más cuantiosa fue la nueva sede en Nayarit, que estará en un terreno de la colonia Industrial de Tepic, contempla un edificio de 10 pisos con dos sótanos de estacionamiento y alas separadas para juzgados y tribunales.