José de Jesús López de Lara

Una auténtica tragedia se registró el domingo por la tarde en el municipio de Jesús María, luego de que un jovencito de 13 años atropelló y mató a su propia hermana, una niña de tan sólo 2 años, cuando puso en marcha sin precaución una camioneta pick up propiedad de la familia.
De acuerdo a la versión del papá de ambos involucrados, el señor Christopher Elías, de 38 años, momentos antes su hijo le pidió prestada la camioneta para salir a dar una vuelta. Sin embargo, él se lo negó, por lo que el jovencito sumamente molesto se salió del domicilio.
El hombre no se dio cuenta que su hijo tomó las llaves de la camioneta y al salir a la calle dejó la puerta principal abierta.
Su hermanita de 2 años de edad lo fue siguiendo sin que el joven se percatara de ello, por lo que al abordar la camioneta y ponerla en marcha en reversa, la atropelló y derribó al suelo, pasándole una de las llantas traseras sobre su cabeza, provocándole la muerte de manera instantánea.
Los trágicos hechos se registraron el domingo a las 13:51 horas, en el rancho “San Miguel” que se ubica en el kilómetro 1+500 de la carretera estatal No. 53, a la altura del poblado de Tepetates, en el municipio de Jesús María.
Hasta el lugar del accidente arribaron policías preventivos de Jesús María y la ambulancia ECO-343 del ISSEA. Al momento que los paramédicos se disponían a brindarle los primeros auxilios a la niña, confirmaron que ya había muerto pues incluso tenía el cráneo aplastado y con expulsión de masa encefálica.
Junto al cadáver de la pequeñita quedó la camioneta Chevrolet Silverado 4×4 pick up, modelo 2007, color rojo y placas de circulación AC-0394-A de Aguascalientes.
A fin de realizar las diligencias correspondientes, acudieron al lugar de la tragedia los agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales.