¿Tocas el claxon para apurar al vehículo de adelante? ¿Le gritas a otro conductor para reclamarle alguna maniobra que consideras errónea? ¿Te has bajado del carro para encarar a otro automovilista?
Si contestaste que sí a alguna de estas interrogantes, entonces es posible que padezcas de ataques de furia mientras conduces.
“La gente se puede sentir frustrada de llegar tarde a una cita por estar en un coche en el tráfico, pero si esa frustración rebasa los límites permitidos socialmente, entonces estamos cayendo en un problema”, aseguró el psicólogo Javier Canseco, especialista en control de emociones.
“El ataque de ira tiene que ver con una sensación de molestia, de enojo, pero también de descontrol sobre uno mismo; en algunos casos, puede estar acompañado de pensamientos violentos”.
En el tráfico y la hora pico se combinan el exceso de ruido, la prisa de llegar al destino e incluso las altas temperaturas, todos éstos son factores que intensifican la frustración de los conductores e incluso de sus pasajeros.
Y no es poca cosa. De acuerdo con el índice de Tráfico 2017, realizado por la firma TomTom, Ciudad de México es la metrópoli más congestionada del mundo y los automovilistas pasan diariamente hasta 59 minutos extra en el tráfico, que, al año, se traducen en 227 horas perdidas al volante.
Pero aunque todos los conductores quieren llegar lo más pronto posible a su destino, antes de manejar es necesario armarse de paciencia y predisponerse a enfrentar los embotellamientos de la mejor forma, recomendó Canseco.
Incluso, es posible realizar ejercicios para liberar la tensión acumulada durante el recorrido. Todo con el objetivo de evitar estallar en enojo a la menor provocación.
“La forma de conducir un automóvil es el reflejo de nuestra propia prisa por ser los primeros en llegar a nuestro destino sin tomar en cuenta a las demás personas.
“Uno debe detenerse en el momento en el que está intentando pasar por encima de otro, cuando estamos tocando el claxon de una manera tal que no es un aviso, sino que lo toco porque no quiero que pases o lo hago cuando estás cambiando de carril”, detalló el especialista.

¿Y cómo me controlo?
Busca a un profesional
Si agredir a otros automovilistas con gritos y golpes ya es cosa de todos los días, es recomendable que acudas a terapia para que un especialista te enseñe a controlar la frustración.

Ponle la mejor cara
Antes de salir a la calle, prepárate para enfrentar el tráfico. Sal con tiempo de anticipación y tómate el recorrido con calma.

Prepara la playlist
Si vas a estar en el tráfico, mínimo elige una buena banda sonora. Canseco recomendó elegir música con ritmos tranquilos que te mantengan concentrado en el camino.

Aíslate
Las altas temperaturas pueden ser un factor de estrés, por ello cierra las ventanas y usa el aire acondicionado, es cierto, aumenta el consumo de gasolina, pero estarás más cómodo. De paso, te desharás del ruido de motores y cláxones que hay en el exterior.

Sesión de estiramiento
La tensión acumulada por el cuerpo también puede estarte alterando. Aprovecha los altos para sentarte recto y estirar la espalda por unos minutos.

Ponte en el lugar del otro
Antes de gritarle al conductor que se quedó a la mitad del alto o al que quiere cambiar de carril, piensa que él también está atrapado en medio del tráfico y que lo mejor que puedes hacer es tener un trato amable.

Contacta con un profesional
Psi-con Terapia: 5531402573

¡Participa con tu opinión!