Bajo la lupa tendrá el Instituto Nacional Electoral a sacerdotes y pastores de todas las religiones durante el proceso electoral en curso, advirtió el presidente del Consejo Local Electoral, Ignacio Ruelas Olvera.

De hecho exhortó desde ahora a no pretender incidir desde el pulpito en el sentido del voto de la feligresía pues esa acción, definitivamente, está prohibida por la Constitución Política del país y lo que se espera es que respeten la Carta Magna del país.

En entrevista, Ruelas Olvera aseguró que habrá vigilancia especial en los servicios de todas las religiones, si bien en Aguascalientes la que ha dado la pauta para tratar de llevar a los feligreses a una determinada circunstancia electoral ha sido la Iglesia Católica.

En ese sentido dijo que la sociedad y sus iniciativas como la que ha impulsado el Frente Nacional por la Familia, con pliego petitorio y demás, está en condición de hacerlo porque la ley no se lo prohíbe y su revisión sólo se haría en función de que no agravie a nadie.

Ruelas Olvera dijo que promover desde ahora el voto en contra de alguna fuerza política, alianza o frente constituido para la competencia electoral, por parte de un grupo de la sociedad es posible revisar si hay alguien agraviado que tiene dos vías para hacerlo.

Una es la administrativa, solicitando a la oficialía electoral del INE su revisión, sin efectos jurisdiccionales y la otra es presentarse ante los tribunales correspondientes para que de ahí emane una orden, en su caso.

Respecto del antecedente sentado en el proceso electoral pasado en el que se señaló a la Iglesia Católica como parte activa en la sugerencia del voto, el delegado estatal del INE dijo que ese es un asunto entre la propia iglesia y los tribunales.

Consideró que seguramente se contestó lo que a su interés convino y la autoridad ha tenido las resoluciones o las tendrá, mismas que son de orden jurisdiccional.

Recordó que el INE es el administrador del procedimiento pero no autoridad que pueda imponer sanciones; reiteró, sin embargo, que la invitación está hecha para que ningun pastor, independientemente de la iglesia a la que pertenezca participe sugiriendo, indicando o tratando de incidir en el sentido del voto a su congregación.