Luis López
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Luego de años de trabajar en el diseño de exoesqueletos robóticos para adultos con discapacidad, la empresa regia INDI ahora construye y prueba un modelo para niños.
La firma, integrada principalmente por egresados del Tec de Monterrey, actualmente prueba con una niña de 7 años, con movilidad de piernas, su modelo de exoesqueleto infantil, para después probarlo en niños con discapacidad, explica su fundador y CEO, Jesús Tamez.
“Estamos enfocados en apoyar a la movilidad de los niños en la parte fisiológica, porque los niños con dificultades de movimiento suelen tenerlas por enfermedades y condiciones congénitas, y la etapa temprana es clave para ayudar a la recuperación”, explica el joven de 27 años.
La empresa actualmente experimenta con su prototipo en el Instituto de Rehabilitación del Hospital Zambrano Hellion, dirigido por Emilio Frech, donde a finales de agosto iniciarán las pruebas en niños sin movilidad en extremidades inferiores.
Fundada en 2012, INDI ha desarrollado diferentes tecnologías para mejorar la calidad de vida, como los exoesqueletos.
“Mientras que una silla de ruedas permite movilidad rápida, un exoesqueleto busca darle al usuario movilidad no tan rápida, pero completa, es decir, poder pararse, y los beneficios fisiológicos de poder caminar”, señala Tamez, egresado de Ingeniería en Innovación y Desarrollo por el Tec.
En octubre del 2016, el equipo participó en el “Cybathlon” en Suiza, un torneo donde equipos internacionales presentaron diferentes modelos de exoesqueletos, con un fin más de colaboración e intercambio de ideas que de competencia.
La conclusión de ese concurso, que concentró a los mejores prototipos a nivel mundial, fue que aún no existen exoesqueletos que satisfagan el 100 por ciento de las expectativas de quienes los necesitan.
“En 10 minutos había que hacer una prueba básica de sentarse, pararse, subir y bajar escaleras, y ningún exoesqueleto pudo completar en ese tiempo la prueba, que una persona sola sin discapacidad puede terminar en 15 segundos”, detalla el ingeniero.
Esta experiencia contribuyó a motivar a los desarrolladores de INDI a ofrecer sus diseños en código abierto, añade Tamez, con el fin de que sea accesible para otros ingenieros y, de esa manera, reunir más mentes con la misma causa de mejorar el producto.
Más información sobre el trabajo de la empresa en la página de Facebook “INDI Ingeniería y Diseño“.