Ramón Estrada / Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jal.- Horas después de haber perdido 2-1 en casa, frente al recién ascendido Lobos BUAP, el plantel de las Chivas trabajó este miércoles en Verde Valle en medio de un ambiente casi silencioso, pocas bromas, reflexión y charlas en privado.

 Matías Almeyda sostuvo una plática de casi 16 minutos en privado con el portero Rodolfo Cota, justo cuando el resto de los jugadores se refrescaba tras cumplir con la jornada de entrenamiento.

 El guardameta fue uno de los jugadores más incómodos la noche del martes con los abucheos de la afición, sobre todo al finalizar el primer tiempo, cuando el Guadalajara fue dominado casi por completo por su rival.

 Antes, los rojiblancos que fueron titulares ante el conjunto de la Universidad Autónoma de Puebla, tuvieron ejercicios regenerativos y de recuperación física en la cancha dos, mientras en el rectángulo principal el “Pelado” dirigía un partido interescuadras entre suplentes y juveniles de la filial Sub 20.

 En esa sesión de futbol participó José Juan Vázquez, quien salió de cambio al medio tiempo, además de Orbelín Pineda, quien ingresó algunos minutos del segundo en el juego del martes.

 Jair Pereira trabajó por separado al no estar recuperado aún de las molestias musculares que le dejaron fuera del partido ante Lobos.

 El Rebaño, ya con menos margen de error para perder puntos y seguramente con varios cambios en la formación titular, visitarán al Subcampeón Tigres el sábado en el Estadio Universitario, en partido de la jornada doce, el segundo de la doble fecha programada para esta semana.

¡Participa con tu opinión!