Hasta el 50% de los adultos mayores pueden llegar a sufrir de trastornos en el sueño, de tipo insomnio principalmente y los factores que los propician están asociados a múltiples enfermedades, sobre todo si hay presencia de dolor crónico o trastornos que propician que el adulto mayor tenga que levantarse a orinar muchas veces por la noche. “La ansiedad, depresión, un entorno muy ruidoso o poco confortable, entre otros, también influyen”, señaló el geriatra Juan Antonio Vidales Olivo.

Añadió que el insomnio puede ser un problema serio de salud, con repercusiones importantes en la funcionalidad o desempeño diario que afectan la calidad de vida de manera significativa.

Existen medicamentos para tratar el insomnio, pero antes de usarlos, el médico debe hacer una revisión de los factores asociados, identificarlos y tratar de corregirlos.

La elección del medicamento queda sujeta al criterio del médico, quien debe tomar en consideración el tiempo que dura el efecto del medicamento, la potencia, los efectos secundarios y la tolerabilidad de los mismos, así como el tiempo por el cual se pueden usar, comentó.

Asimismo, dijo que independientemente de ello, es recomendable tener en mente medidas que pueden favorecer un mejor sueño; estas prácticas son conocidas como “higiene del sueño”.

Entre ellas están que procure relajarse y evitar ver televisión (especialmente contenidos de violencia o noticieros), pero si ya tiene el hábito de verla por la noche, elija programas musicales, culturales o cualquiera que sea tranquilizante.

Antes de prender la tele prepárese para dormir, váyase a la cama y programe su televisor para que se apague automáticamente.

La lectura es mucho más recomendable antes de dormir, lo relaja y le ayuda a conciliar el sueño más fácilmente.

Utilice ropa adecuada para dormir y que nada le ciña la cintura o lo pies. Evite corrientes de aire, procure abrigarse de manera adecuada según sus necesidades o hábitos. No cene abundantemente y evite bebidas diuréticas o estimulantes como el refresco, café, o alcohol.

Además, evite dormir durante el día y manténgase ocupado. Puede tomar una siesta de hasta dos horas al medio día o por la tarde. Realice alguna actividad física de leve a moderada intensidad por las tardes o por la noche, esto lo hará sentir más relajado y con el deseo de descansar y dormir, observó el especialista.