Félix Zapata
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El uruguayo Robert Dante Siboldi es el nuevo técnico de Cruz Azul pero eso impulsó al director deportivo celeste, Ricardo Peláez, a poner su renuncia en la mesa.
Siboldi fue confirmado como entrenador para lo que resta del Apertura 2019, por el vicepresidente Víctor Garcés en entrevista con ESPN, pero fue un timonel impuesto por él y por el presidente Guillermo Álvarez Cuevas y su hijo Robin.
El charrúa fue monarca con Santos en el Apertura 2018.
Sólo que Peláez no está de acuerdo con la decisión, al no poder intervenir en la elección del estratega y manifestó su deseo de dejar al club y Garcés, el ahora vicepresidente de regreso en el club, manifestó que se la aceptaría.
«Con lo mencionado, mi renuncia está más que puesta, yo mañana (hoy) me presentaré en La Noria, a despedirme de los jugadores, a agradecerle al licenciado ‘Billy’ Álvarez, a toda la gente de La Noria y los juicios que los haga la afición», dijo Peláez en Futbol Picante.
Sin embargo, conforme avanzó el programa, Peláez comentó que podría quedarse si lo dejan tomar decisiones a la par de los Álvarez y de Garcés, quien le criticó el gasto excesivo en refuerzos.
Peláez quería poner al «Turco» Antonio Mohamed en el lugar que dejó el destituido Pedro Caixinha, pero no fue apoyado.
El aún director deportivo se reunió ayer con la directiva durante casi 2 horas, en las que trató de convencer a la cúpula celeste de traer a Mohamed, quien era su prioridad.
Peláez llegó para el Apertura 2018, cuando ya estaba Caixinha en el banquillo cementero y apoyó el proyecto hasta que se rompió en días pasados, producto de los pobres resultados del luso al frente del equipo en este Apertura 2019 y por los exabruptos del luso fuera de la cancha.
Por lo pronto, Cruz Azul citó hoy a conferencia en La Noria.