Sobre los hechos del pasado martes primero del mayo, el secretario general de gobierno, Enrique Morán Faz fijó la postura de la administración estatal: “Somos responsables de tomar decisiones con firmeza pero con prudencia; hay quienes quieren vernos actuar con violencia y luego acusarnos de violación a los derechos humanos”.

El funcionario agregó que en la entidad “no se tolerarán situaciones que atenten contra la seguridad de la población, el desarrollo del estado y el trabajo de vinculación que existe entre el sector productivo y las autoridades estatales”, y dejó en claro que siempre se actuará con apego a las leyes y en un marco de civilidad.

Del mismo modo, reiteró el gobierno estatal mantiene una “estrecha relación y diálogo permanente” con los sindicatos y centrales obreras de la entidad y explicó que la decisión que se tomó para enfrentar la situación en las oficinas de la FTA privilegió el diálogo “precisamente para evitar una situación que pudiera salirse de control y que pusiera en riesgo la seguridad de la población”. Sobre este operativo, detalló: “el haberlos sacado de Aguascalientes no fue un acto de cortesía, sino de seguridad”.

En ese sentido, comentó que el propio líder de la CTM en Aguascalientes, Alfredo González González, reconoció que fue la mejor solución que se le pudo haber dado a dicha situación, para beneficio de todos. Finalmente, Morán Faz dijo que respetando la vida interna de los sindicatos, el gobierno seguirá atento para evitar “que se ponga en riesgo la estabilidad de la entidad”.