Gustavo García Olguin
Agencia Reforma

CDMX.- Esto sí será “mover a México”. La propuesta de Andrés Manuel López Obrador de mudar 27 dependencias federales a los estados está contemplada para consumarse durante el sexenio.
Su costo estimado será de 127 mil 830 millones de pesos erogados a lo largo de todo el sexenio. El costo anual se estima en 21 mil millones de pesos; su financiamiento sería preponderantemente público, pero se considera participación privada en obras e infraestructura.
El argumento: cambiar el exacerbado centralismo, eficientar trámites de gestión y reactivar economía y empleo en distintas comunidades.
La mudanza, según la propuesta, será ordenada y no afectará los derechos de los burócratas.
De acuerdo con el Proyecto de Nación 2018-2024 de AMLO, las nuevas tecnologías de comunicación y la interconexión posibilitan los trámites a distancia y hacen viable la descentralización.
Sólo el primer año, en el arranque, el gasto total será público y ascenderá a 22 mil 805 millones de pesos debido a que se contemplan estudios de factibilidad, planes y proyectos ejecutivos.
Dos de las secretarías que iniciarán su traslado inmediato serán la de Educación Pública (SEP), a la capital de Puebla, y la de Energía (Sener), a Villahermosa, Tabasco, por lo que sus titulares, Esteban Moctezuma y Rocío Nahle, ya despacharán ahí desde el 1 de diciembre.
Según el documento, el programa será financiado en coparticipación con el sector privado a través de Fideicomisos para la Inversión en Bienes Raíces (Fibras).
Para echar a andar el proyecto, se prevé un gasto de 250 millones de pesos en estudios sobre las capacidades físicas de las ciudades a fin de calificar su viabilidad y detectar las necesidades de inversión para eficientar su infraestructura.
Se pagarán otros 56 millones de pesos en estudios sociológicos y antropológicos para identificar las problemáticas de la burocracia federal y los requerimientos relacionados con su eventual mudanza.
También se desembolsarán 80 millones de pesos en estudios de mercado inmobiliario, y otros 25 millones para gestionar autorizaciones a nivel local y federal.
El plan prevé también un gasto de 65 millones de pesos para crear entidades coordinadoras, promotoras y ejecutoras del programa, y otros 95 millones para una campaña de difusión.
Por último, se pagarán mil 400 millones de pesos por los planes maestros y proyectos ejecutivos de la primera fase. Todo esto en el primer año del sexenio.
López Obrador ha dicho que su propuesta de “descentralizar” sedes del Gobierno a otros estados considera la “vocación” tanto de las dependencias como de las entidades federativas.
La finalidad del programa es detonar el desarrollo en las regiones del País.
“El Gobierno federal está compuesto por 18 Secretarías y 299 entidades del Gobierno, por lo que suman casi 3 millones de personas, de los cuales cerca del 80 por ciento trabaja en la CDMX”, expone el plan.
Eso provoca una excesiva concentración, pues otras oficinas relacionadas igualmente se concentran en la Ciudad de México para mantenerse cerca de las dependencias correspondientes.