La saliva de la boca cuenta con propiedades que ayudan reducir y a eliminar la presencia de caries dental en los pacientes, así lo dio a conocer la secretaria de Protocolos del Colegio de Cirujanos Dentistas de Aguascalientes, Ana Italia Marín Ruiz.
La especialista dio a conocer a El Heraldo que recientes estudios dan pruebas de su efectividad para prevenir la caries, toda vez que contiene calcio, además de la capacidad de que, si hay cierta erosión al consumir ciertos alimentos ácidos, la saliva secreta entre otras cosas, iones de calcio y recalcifica los dientes.
Por lo anterior, dijo que el médico norteamericano John Featherstone desarrolló un protocolo denominado CAMBRA, que por sus siglas en inglés significa Manejo de la caries mediante evaluación de riego, donde propone una estrategia para evaluar el riesgo individual de caries del paciente y con base en ello dar las indicaciones de tratamiento para reducir este riesgo si está presente y sobre todo si es alto, donde los principales factores que se analizan son la saliva, las bacterias, la dieta, el flúor y el estilo de vida.
Estableció que generalmente los seres humanos secretamos aproximadamente un litro y medio de saliva y durante el periodo de sueño se reduce considerablemente la secreción y se producen solamente 40 mililitros. “Es por tal razón que se pide a los pacientes que se acuesten con su boca limpia, ya que durante la noche se pierde el poder protector de la saliva”.
Apuntó que la acidez de la saliva es muy importante para la prevención de la caries por lo que para medirla, se utilizan tiras reactivas para medir dicha acidez y cuando el PH es superior a 6.8 se considera una saliva normal, pero si el valor es inferior a 5.8 o sea que se va haciendo más ácida, se considera un factor de alto riesgo ya que aumenta considerablemente el riesgo de formación de caries y la aparición inclusive de erosión del esmalte.
Indicó que cuando la acidez está en los rangos normales, la saliva tiene la capacidad de amortiguar o funcionar como antiácido para que los microorganismos no se desarrollen en la boca, pero en caso de estar en niveles inferiores, aún y con el lavado de dientes, es recomendable realizar algunos enjuagues con un poco de bicarbonato para contrarrestar y mejorar la capacidad de amortiguación de la acidez de la saliva, aunado a algunos medicamentos que el propio dentista puede recetar.