El P. Carlos Alvarado Quezada afirmó que la lluvia no será impedimento para que continúen las peregrinaciones, y menos aún para que se desarrolle la Romería como se ha programado; iniciará a las ocho de la noche del día 15 y el recorrido durará hora y media.

De ser necesario, los fieles han comentado que están preparados con sus paraguas y vestimenta necesaria, pero de ninguna manera faltarán a la fiesta en honor a la Patrona de la Diócesis de  Aguascalientes.

Apuntó que ya confirmaron su asistencia el arzobispo emérito Emilio Belié Belauzarán, y el obispo emérito Arturo Lona Reyes, ambos originarios de Aguascalientes, aunque radican en otros puntos geográficos.

INSEGURIDAD. Y ante la creciente incidencia de robos, reconoció que los templos no escapan de la delincuencia, razón por la cual los encargados de cada parroquia adoptan medidas de seguridad, de acuerdo a sus posibilidades económicas y sobre todo se pide la ayuda de los fieles para que sean custodios de sus parroquias; no se pretende que se la pasen en vela, sino que estén atentos ante cualquier situación de riesgo y la reporten.

Ejemplificó que en La Barranca tres veces han robado la parroquia, y en uno de los casos, creyeron que se llevaban la alcancía de limosnas, pero como era un santo al que cargaban, terminaron abandonándolo.

JUVENTUD. En otro tema, habló de la importancia de los jóvenes, que así como hay los que prefieren la apatía y negligencia, no todo está perdido; “hay que motivarlos a conservar su dignidad, a no permitir ser tratados como mercancía y apoyarlos a que salgan adelante”.

Comentó que los jóvenes deben buscar la riqueza, entendida ésta no como algo material, sino como la práctica de valores; no pueden perder la esperanza ni la dignidad.

“Uno de los mayores tesoros del estado y país, son los jóvenes y la principal amenaza a la esperanza son los discursos que los desvalorizan, que hacen sentirlos ciudadanos de cuarta, cuando tienen todo el potencial para sobresalir, sólo hay que apoyarlos, motivarlos”.

Finalmente, reconoció que hacen falta oportunidades de trabajo y de estudio, y los jóvenes están ávidos de ello.