Daniela de la Mora
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-El cáncer hematológico afecta mayormente a niños y adultos mayores, causa un deterioro gradual y en la mayoría de los casos es imprevisible por sus síntomas comunes que se confunden con otro tipo de enfermedades.
En México se registran al menos mil 300 casos nuevos de cáncer hematológico cada año y ocupa el séptimo lugar como causa de muerte en la población, explica Ana Cecilia Grande Torres, Coordinadora Hospitalaria de Donación en Jalisco.
Un examen de sangre (biometría hemática) de rutina podría detectar a tiempo alguno de los tres tipos de cáncer en la sangre más agresivos y comunes; linfomas, leucemia y mieloma múltiple.
Víctor Salinas Rojas, médico adjunto al Servicio de Hemato-oncología del Hospital Español de la Ciudad de México, explica que el cáncer hematológico es una enfermedad maligna de las células de la sangre.
«En medicina los cánceres se dividen en dos grandes grupos; tumores sólidos y tumores líquidos.
El cáncer de sangre se divide en los que se originan en la médula ósea y los que nacen de los ganglios linfáticos, cualquiera de las dos formas es capaz de invadir la sangre», señala el experto.
«Hay muchas variables de cáncer de la sangre que van a recibir su nombre dependiendo de las células que le dan origen; por ejemplo, si los cánceres se manifiestan primeramente en los ganglios y se forman ahí nodos tumorales entonces la enfermedad se le llama linfoma».
El Observatorio Global del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (Globocan) revela que en México hay poco más de 13 mil 700 casos registrados de enfermedades hemato-oncológicas, de los cuales 6 mil 325 son pacientes con leucemias, 6 mil 012 con linfomas (Hodgkin y No Hodgkin) y mil 380 presentan mieloma múltiple.
«Los factores que pueden predisponer a una persona en el desarrollo de este tipo de cáncer son variables; uno de ellos es la predisposición genética, que las personas hayan sido expuestas a terapias previas como radioterapia o radiación, infecciones crónicas y la más importante es que se produzcan mutaciones a lo largo de la vida en las células de la sangre. Estas mutaciones son acumulativas, a más edad, mayor número de mutaciones», comenta Salinas Rojas.
Algunas manifestaciones fisiológicas del cáncer hematológico son los moretones, palidez, fiebre de más de cinco días y fatiga.
«La primera vez que hay un síntoma se toma como algo trivial, que no va a pasar nada, si aparece un moretón lo ignoran y en los siguientes días los moretones siguen apareciendo y no es hasta que no ocurre un sangrado serio que acuden al doctor.
«Con las fiebres a veces pasa lo mismo. Se trata la infección, la fiebre no se quita y se sigue tratando a lo largo de varios días o semanas con antibióticos sin pensar que detrás puede haber algo grave», afirma el especialista.
Salinas Rojas recomienda que si un paciente no responde a una terapia correcta y tiene fiebre más de 5 días, se realice exámenes de laboratorio para saber que le está pasando y descartar cualquier tipo de cáncer.
«Es importante hacer estudios de biometría hemática, así uno se da cuenta si existen células anormales en la sangre, si hay anemia o si la producción normal de glóbulos blancos está muy baja o muy elevada.
La combinación de anemia, alteraciones en el número de glóbulos blancos y plaquetas bajas, orienta a que algo malo está pasando en la sangre», comenta el especialista en hematología y oncología.
«La obesidad hoy en día es la causa y factor predisponente para cáncer de cualquier tipo, incluidos los de la sangre; es la causa más importante a nivel mundial, para cualquier tipo de padecimiento maligno del cuerpo, lo correcto es reducir los factores de riesgo con una comida balanceada y en cantidades moderadas».

Innovación en tratamientos
El especialista habló de la terapia blanco, que se caracteriza por tener un efecto que bloquea sustancias que hacen sobrevivir a las células de la leucemia y que causa menos daño a las células normales.
«Al bloquear estos mecanismos de supervivencia de las células malignas, el cáncer desaparece de una manera espectacular. Una molécula que se llama venetoclax es capaz de controlar la enfermedad en más del 90 por ciento de los pacientes sin necesidad de exponerse a quimioterapia ni a radiación», explica el experto.

Tipos de cánceres hematológicos
Víctor Salinas Rojas, médico adjunto al Servicio de Hemato- oncología del Hospital Español de la Ciudad de México, señala que la leucemia se encuentre en 3 a 4 personas por cada 100 mil habitantes.
«Existe el concepto de que la leucemia es únicamente un problema de glóbulos blancos, pero en realidad la leucemia puede ser producida o relacionada a las otras células que existen en la médula ósea, como por ejemplo los glóbulos rojos o las plaquetas».

Aquí te mostramos algunos de los diferentes tipos de cáncer de la sangre:

· Leucemia linfocítica crónica: se origina a partir de un tipo de glóbulo blanco que se llama linfocito.
Estos linfocitos viven o se originan en la médula ósea y se caracteriza porque existe una producción exagerada de los mismos.
Es la leucemia más común en el mundo y se presenta fundamentalmente en personas entre los 65 y 70 años de edad; la incidencia aumenta conforme la edad se incrementa.
Recientemente se han tenido avances en esta enfermedad porque es una variante de leucemia que se puede tratar sin el uso de quimioterapia y radioterapia.

· Leucemia mieloide aguda: suele presentarse en personas arriba de los 55 años edad y la incidencia aumenta entre más años se tengan.
Interfiere en la producción normal de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.
Los síntomas incluyen fatiga, infecciones recurrentes y aparición de hematomas con facilidad.

· Leucemia linfoblástica aguda: es el cáncer más frecuente en los niños.
Ocurre cuando una célula de la médula ósea presenta errores en su ADN.
Los síntomas incluyen agrandamiento de los nódulos linfáticos, moretones, fiebre, dolor en los huesos, infecciones frecuentes y sangrado de las encías.

· Linfoma no Hodgkin: ocurre cuando el cuerpo produce demasiados linfocitos anormales, un tipo de glóbulo blanco.
Se presenta en dos curvas de incidencia: en personas jóvenes (entre los 15 y los 35 años de edad) y otra a partir de los 55 y 70 años.

· Mieloma múltiple: es el cáncer que se produce a partir de las células que forman normalmente los anticuerpos en el organismo.
Un grupo de células plasmáticas se tornan cancerosas y se multiplican.
La enfermedad puede dañar los huesos, el sistema inmunológico, los riñones y el recuento de glóbulos rojos.