Staff
Agencia Reforma

MANCHESTER, Inglaterra.- Con globos rosas en las manos, miles de niños y adolescentes abandonaban el concierto de Ariana Grande en Manchester cuando el terror los alcanzó.
La Policía de la norteña ciudad inglesa, reportó la muerte de al menos 22 personas y más de 50 heridos tras una explosión cerca de la taquilla de la Arena Manchester.
Las autoridades investigan el hecho como un atentado terrorista, y los primeros reportes hablaban de un atacante suicida con un dispositivo explosivo lleno de clavos.
Servicios de emergencia reportaron que muchas de las víctimas fueron transportadas a hospitales infantiles de la zona.
“Mi esposo y yo estábamos recargados en la pared, por suerte, cuando de pronto vino esta cosa. No puedo siquiera describirla. Sentí calor en el cuello y cuando levanté la mirada había cuerpos por todas partes”, narró Elena Semino a The Guardian.
Junto a su marido, Elena esperaba cerca de la taquilla a que su hija de 17 años saliera del concierto.
Al conocerse la noticia, muchos padres de familia llegaron al lugar para buscar a sus hijos.
Como parte de su gira, Ariana Grande tiene planeados cuatro conciertos en México: 12 y 13 de julio en el Palacio de los Deportes, en la Ciudad de México, y 18 y 19 de julio en la Arena Monterrey.
El autodenominado Estado Islámico (EI) asumió hoy la autoría del atentado de Manchester.