CDMX.- La pasión e interés por no olvidar la historia guatemalteca y mostrar en la pantalla la dictadura militar y los desaparecidos que dejó, le dieron al filme «Nuestras Madres» la Cámara de Oro a la Mejor Ópera Prima del Festival de Cannes.
Así lo consideró su protagonista, el actor mexicano Armando Espitia, quien remarcó que Latinoamérica tiene grandes historias en su pasado que buscan hacerse escuchar por el mundo.
«Lo que vi en esta película es mucho corazón y la necesidad de nuestra gente en Centroamérica y México de contar nuestras historias, creo que eso se atravesó en nuestra película y llegó al jurado. Este es el premio más importante que puede tener una ópera prima en el mundo.
«No lo esperábamos, ganamos el premio a guion en nuestra selección en la Semana de la Crítica, pero no el premio mayor y por eso estaba escéptico con nuestras posibilidades. Estoy muy orgulloso por lo que representa para Guatemala, el cine centroamericano y latinoamericano», comentó ayer el actor en entrevista telefónica desde Londres, donde se encuentra por otros compromisos.
Dijo que «Nuestras Madres» refleja una gran característica de las juventudes de la región, quienes conocen lo que vivieron sus antepasados y han tenido que aprender a convivir con la violencia.
«La película representa la conciencia que a veces mi generación intenta ocultar debajo de otras cosas. Somos la segunda generación de la guerra y la violencia en muchos de nuestros países y también la generación de la conciencia. (Mauricio Ángel/Agencia Reforma)