El subdelegado de la Condusef, Ignacio Villanueva Chávez, informó que los defraudadores siempre buscan nuevas técnicas para obtener un beneficio propio a costa de dañar la economía de terceros. Una de las más actuales es el spoofing telefónico, el cual se traduce como “hacerse pasar por otro”.
En términos de seguridad informática se refiere al uso de técnicas o suplantación de identidad por parte de quien comete el delito. Al igual que muchos otros fraudes, el spoofing es una maniobra usada para intentar obtener información personal valiosa y usarla en actividades ilegales; una de las formas que ha tenido mayor auge es a través del teléfono, advirtió.
En 2017, la Condusef registró 8.7 millones de reclamaciones con impacto monetario a la Banca; 20% más que en 2016.
Para ocultar la identidad real, una persona falsifica deliberadamente la información que será transmitida al identificador de llamadas del celular. De esta manera, al momento de recibir la llamada, la pantalla reflejará una identificación manipulada y no la real.
La función del identificador de llamadas, mediante la exhibición del nombre y número, se usa para evitar aquellas que no son solicitadas o deseadas. Sin embargo, los ciberdelincuentes manipulan los datos para hacerse pasar como representantes de bancos, aseguradoras y de otras instituciones de servicios financieros.
“Es posible que no se identifique inmediatamente algún intento de spoofing telefónico, por eso se debe ser cuidadoso cuando piden dar información personal o bancaria”, recomendó.
Ante cualquier sospecha o llamada inesperada, Villanueva Chávez sugirió no proporcionar información personal, como números de cuentas bancarias, claves de ingreso o cualquier otra que tenga que ver con datos personales.
“Si se recibe la llamada de algún representante de Banco, aseguradora o institución financiera que pide verificar datos personales, hay que interrumpir la llamada y comprobar la autenticidad marcando directamente a la institución. Se debe ser precavido aunque presionen para entregar información inmediatamente”.
Recordó que las instituciones deben exhibir su número telefónico o el de la entidad que representan. Si es posible, deben agregar el nombre de la compañía cuyos productos o servicios están comercializando para que así no se tenga ninguna duda de quien llama.
Finalmente, hay que acercarse al banco para solicitar los mecanismos de prevención y sistemas de alerta de movimientos, ya que esto permite detectar de manera inmediata cargos o movimientos extraños en la cuenta.