El INEGI publicó los nuevos tabuladores de los salarios que a partir de 2019 recibirán los servidores públicos del instituto, especialmente los que ganaban más que el presidente de la República, sumándose así a las políticas de austeridad de la nueva administración, aunque ha trascendido que algunos servidores públicos de este organismo se ampararon para tratar de evitar la medida.
Hasta la última quincena del 2018, el presidente de ese organismo, Julio Santaella, recibía un sueldo neto de 139 mil 632 pesos y a partir de enero de 2019 será de 106 mil 692 pesos, con lo que se aprecia una diferencia de poco más de 33 mil pesos.
En el caso de los vicepresidentes que el año pasado ganaban de manera neta 129 mil 845 mil (10 mil pesos menos que el presidente), en este año habrán de percibir la misma cantidad que Julio Santaella, o sea 106 mil 692 pesos, lo que significa una reducción de aproximadamente 10%.
En el caso de los directores generales, la disminución es similar, ya que percibían 110 mil 802 pesos netos y ahora su ingreso neto será de 104 mil 063 pesos; la reducción es de aproximadamente 6%.
En el caso de los directores generales adjuntos, que es la figura que como tal desaparece por instrucciones del presidente de la República, se busca un nombre que justifique su permanencia, en este caso había cuatro niveles y sólo quedaron tres; el máximo antes ganaba 110 mil 802 pesos netos y ahora su ingreso neto será de 101 mil 538 pesos.
El resto de los niveles no se movieron, por lo que los directores de área (donde hay seis niveles), ganan prácticamente lo mismo que los antes llamados directores generales adjuntos, que se asignan a personas cercanas a la Junta de Gobierno del Instituto.
Antes de que entraran en vigor estas disposiciones, se hablaba de que podía haber una fuga de talentos, pero no hay tal, el INEGI sigue conservando sus talentos aun con el ajuste salarial a la baja.
Incluso, a partir de que se anunciaron las reducciones, la Junta de Gobierno también estimó que pudiera bajar la calidad de las encuestas, sin embargo, ahora los funcionarios aseguran que los productos del INEGI tendrán la misma eficiencia.