La Condusef en Aguascalientes señaló que se populariza la herramienta de los corresponsales bancarios que se crearon para acercar y ampliar los servicios bancarios a los usuarios, a fin de facilitar trámites, depósitos y reducir el tiempo de los mismos al acudir a farmacias, supermercados, restaurantes, tiendas de conveniencia, oficinas de telégrafos y estaciones de servicio de Pemex autorizados.

Ignacio Villanueva Chávez, subdelegado de la Condusef, aclaró que el comercio donde se instala el corresponsal bancario no es una sucursal y que sus trabajadores no son empleados del banco, sólo es una vía que la institución financiera utiliza para hacer transacciones.

“El banco es responsable en todo momento de las operaciones que realice su corresponsal”, subrayó.

Va en crecimiento la utilización de esta herramienta para hacer algún depósito a una cuenta, pagar un crédito o servicio como: luz, agua, gas, predial, entre otros, porque posiblemente se olvidó hacerlo en un banco o porque se evitan filas. A estos negocios que funcionan como una ventanilla de la institución financiera con el cliente, se les denomina corresponsales bancarios.

“El objetivo principal de éstos es fomentar la inclusión financiera, haciendo más eficiente la prestación de servicios que la banca ofrece a sus clientes, además de promoverlos en zonas rurales o semiurbanas que no tienen acceso a bancos”.

Explicó que los servicios que cada corresponsal ofrece dependen de los convenios que se tienen con cada institución bancaria. Los más comunes son pago de servicios, retiros, depósitos, pago de créditos, pago de créditos a otros bancos, pago de cheques, consulta de saldos y apertura de cuentas.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) es el organismo que se encarga de otorgar las autorizaciones a los bancos para que puedan contratar a un comercio como corresponsal.

Aclaró que el corresponsal bancario no puede cobrar a los clientes o usuarios, tarifas no autorizadas en productos y servicios financieros; o prestar servicios financieros por cuenta propia. Tampoco puede condicionar alguna venta de otro producto o servicio a la realización de alguna operación, ni quedarse con información confidencial de la tarjeta o cuenta del cliente.

Finalmente, señaló que cuando se haga uso de ellos y se utilice la tarjeta bancaria, nunca hay que entregar por escrito el NIP al cajero o encargado del comercio. Se recomienda no perder nunca de vista el plástico durante la operación y exigir el comprobante, el cual debe incluir: tipo de operación, número de cuenta, monto de la operación, así como el nombre del banco y del comercio donde se realizó la operación (corresponsal).