Ana Victoria Félix Llanas 
Agencia Reforma

Monterrey, México.- En menos de 10 años se ha visto una caída fuerte y significativa en el número de vocaciones para la vida religiosa en la Iglesia católica en Monterrey, afirmó ayer el Arzobispo Rogelio Cabrera López.

Frente a los medios de comunicación y tras oficiar la Misa de Confirmaciones en Catedral, el prelado informó una baja de, al menos, el 20 por ciento en el ingreso de mujeres a la vida consagrada. La cantidad de varones, agregó, también cayó.

Precisó que el número actual de mujeres y hombres religiosos es de cerca de 700 y 260, respectivamente.

«Si lo veo sólo en la Arquidiócesis de Monterrey, serían (cerca de) 160 (vocaciones menos), lo cual es muy significativo que en menos de 10 años tengamos esta caída tan fuerte.

«Todo va a la baja en el mundo: Va a la baja los matrimonios; va a la baja los nacimientos de niños y niñas; van a la baja las vocaciones a la vida consagrada y a la vida sacerdotal».

El líder católico resaltó la labor social que realizan las y los religiosas en la comunidad del Estado. Laboran, por ejemplo, en escuelas, hospitales y centros de asistencia para los adultos mayores y los niños huérfanos.

«Ellas son una gran ayuda para Nuevo León, la Iglesia y toda la sociedad. ¿Qué sería de tantos pobres sin la ayuda de estas mujeres consagradas? Muchos quedarían al margen y no serían asistidos.

«Los religiosos y las religiosas son una ayuda inmensa, no sólo para los países de mayoría católica, sino también para los países de escasos cristianos, como sucede en Asia y África».

DEL CELIBATO, SÓLO EL PAPA
El Papa Francisco deberá discernir sobre la condición de celibato de los sacerdotes, se limitó a opinar el Arzobispo a pregunta expresa sobre el tema.

La controversia comenzó cuando el Sínodo sobre la Amazonia propuso el año pasado poder ordenar a hombres casados en las zonas más aisladas del bosque tropical sudamericano.

«Sigue la tradición en la Iglesia latina, es decir, el Occidente, de que quienes quieren ser presbíteros o son llamados a ser Obispos, vivan el celibato», expresó Cabrera López, también presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano. «Está ahorita la interrogante».

«No sabemos qué pasará en el asunto pendiente de la Amazonia. El Papa tiene la palabra y no podemos ni decir que va a ocurrir una cosa o la otra, porque el Papa tiene que hacer un serio discernimiento y está en libertad de hacerlo».