Prescindir de intermediarios podría abaratar el costo de las tortillas. Gerardo Rubalcava Franco, presidente sustituto de la Unión de Industriales de la Masa y la Tortilla, comentó que han intentado establecer un esquema para comprar la materia prima directamente a los agricultores, pero hay resistencia por parte de éstos, por lo cual los tortilleros se ven obligados a surtir sus inventarios con los grandes industriales de las harinas.

Indicó que los agricultores quieren tener seguridad en la venta de su producto, por lo que le han dado preferencia a los contratos de cosecha, aun cuando ello implique ofrecer a un menor precio su producción; a pesar de que les han ofrecido mejores precios, no han podido pactar un acuerdo.

Rubalcava Franco señaló que han solicitado a las autoridades que los acerquen a los campesinos para comprarles el maíz y que el Gobierno funja como intermediario, pues consideran que los industriales de la masa y la tortilla sí tienen capital para hacer compras por grandes cantidades, lo que abarataría los costos de producción.

Expresó que la necesidad de este esquema también se planteó porque algunas empresas harineras comenzaron a hacer compras directas con el campesino, dándose en la práctica un acaparamiento, por lo cual manejan los precios del maíz de manera discrecional, lo que afecta al gremio.

Por último, el presidente sustituto de la Unión de Industriales de la Masa y la Tortilla aseguró que esta especulación ha provocado que en ocasiones los tortilleros introduzcan maíz amarillo, el cual, a pesar de sus muchos nutrientes, no es bien aceptado por la gente de Aguascalientes, pues prefieren las tortillas con tonalidades más claras.

¡Participa con tu opinión!