Al adelantar que el grupo interinstitucional de Aguascalientes trabaja en el desarrollo de un padrón único de viviendas abandonas, deshabitadas o vandalizadas, el secretario de Desarrollo Urbano Municipal, Jaime Gallo Camacho, adelantó que se procederá en dos vías para recuperar y reasignar las casas por la vía legal y realizar la demolición de aquéllas que representan un peligro para las familias.

A PIEDRA Y LODO. Con el cálculo vigente de más de diez mil casas deshabitadas en la ciudad de Aguascalientes, el titular de la Sedum informó que se institucionalizará una medida para clausurar las puertas y ventanas de las “casas problema”, a fin de que no se conviertan en centros de mal vivencia, vagancia e intoxicación con sustancias psicoactivas. “Esas acciones de tapar con ladrillo esas casas las hará el Infonavit como posesionario legal de las viviendas, a causa de que los créditos dejaron de pagarse”, apuntó.

HACIENDO CÁLCULOS. Detalló que desde hace varios meses se realiza un trabajo coordinado con el Instituto de Vivienda del Estado, la Cámara de Desarrolladores de Vivienda, el Instituto Municipal de Planeación, la Secretaría de Desarrollo Urbano, la Secretaría de Seguridad Pública y la Seguot, a fin de generar una visión aproximada de las viviendas deshabitadas en Aguascalientes.

De acuerdo al censo 2010, el INEGI revelaba que eran 55 mil casas las abandonadas en el estado de Aguascalientes, de las cuales 34 mil se localizaban en el municipio capital, cuyo dato ha sido muy discutido en este grupo de análisis.

Para clarificar esos datos se desarrolló una estrategia consistente en buscar registros administrativos que permitieran tener un dato aproximado de ese fenómeno que afecta desde el punto de vista urbano, social y de seguridad pública.

“Por ello se pidió a la CFE que proporcionara el registro de aquellas viviendas que tienen contratos pero con consumo cero de energía. Lo mismo se hizo con la CCAPAMA y Veolia. En el pasado mes de diciembre, la CFE pasó un reporte de 12 mil 300 viviendas con contrato vigente sin consumo, aunque se les cobra el consumo mínimo”.

En el caso de viviendas con consumo cero de agua se tuvo la cifra de 7 mil 800 casas, por lo que se calcula que suman diez mil las viviendas abandonadas, deshabitadas o vandalizadas.

Para tener un dato preciso se elaborará un censo y se trabaja de manera coordinada para determinar lo que se requiere; se pretende que esa información agote de manera ordenada los procesos legales requeridos para una ocupación legal y adecuada de cada una de las fincas.

LA OPCIÓN DE DEMOLER. De hecho, el funcionario comentó que la postura del Infonavit es que si esas viviendas ya no tienen posibilidad de uso por no ser pertinente, dada la poca condición de habitabilidad, se procederá a demoler y a desarrollar equipamiento urbano como escuelas, parques, jardines y áreas comunes que faciliten la convivencia de las personas.