Rolando Herrera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Órgano Interno de Control (OIC) del INAI, que ha estado acéfalo desde el 15 de febrero de 2015, sólo ha sancionado a un servidor público en cuatro años.
El OIC es el encargado de investigar, por ejemplo, la denuncia presentada contra la ex comisionada Ximena Puente, acusada de peculado por usar para fines domésticos a tres empleados del Instituto.
Esta falta de sanciones contra servidores públicos se ha dado a pesar de que la Auditoría Superior de la Federación ha formulado promociones de responsabilidades administrativas sancionatorias por el mal diseño y ejecución de la Plataforma Nacional de Transparencia.
El único sancionado es Alfredo Méndez Calatayud, suspendido por 15 días en 2015 por no atender con diligencia las instrucciones, requerimientos o resoluciones del propio OIC.
Sin embargo, para esa fecha el funcionario ya no trabajaba en el Instituto, pues había renunciado el 31 de diciembre de 2014 tras 11 años de desempeñarse como director general de Tecnologías de la Información.