Que el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, sólo lo solicite… y Martina, La Señora Presidenta, estará allí para colaborar.
“En el momento en el que el señor me lo pida, yo estoy para colaborar con él, a ir de la mano con él, a meter a la cárcel a los que roban. Con él sí lo hago. Me meto de lo que él quiera.
“Como Martina y como Héctor Suárez tiene todo mi apoyo”, dice, tras meditarlo un instante, el actor, caracterizado como el personaje cuya historia cuenta en el escenario del Teatro Aldama.
El comediante pactó una entrevista como Martina, pero es inevitable que entre sus comentarios se deslicen las opiniones personales.
“Como Héctor Suárez estoy dispuesto a irme al lado de él a luchar y partirme el alma con tal de que haya un cambio aquí; sí, señor”.
¿Formaría parte activamente de la política?, se le pregunta al histrión, quien alguna vez estuvo relacionado con el Partido Encuentro Social (PES, que formó una coalición con Morena y el Partido del Trabajo en la pasada elección), pero acabó por desvincularse del organismo.
Cuando responde, aprovecha para criticar a los artistas que contendieron en los comicios electorales por algún puesto.
“Absolutamente. Si vamos a cambiar esto, sí le entro, pero no entraría como los compañeros (artistas) que entraron y que están buscando un sueldo mensual. Si no salvaron la ANDA (Asociación Nacional de Actores), ¿qué van a salvar al País?
“Los que ganaron (algún puesto) no ganaron personalmente, ganó el partido la votación, pero no sé qué hacen ahí”.
En el lobby del Aldama se atreve a darle una recomendación al dirigente de Morena para cuando asuma el poder.
“Que se relaje, solemne no queremos verlo. Queremos que bromee, que cumpla lo que dijo, y va a tener todo nuestro apoyo”.

Ya casi tiene 80
Suárez cumplirá en octubre 80 años de vida, pero adelanta que no prepara alguna gran celebración al respecto.
“Es como si no pasara nada. Un día común y corriente”.
Tampoco, aclara, tiene alguna intención de retirarse de la actuación llegada cierta edad.
“Me mandaron un meme de un viejito que corre, que nada. Pinche viejito de 80 años. Pues yo conozco otro viejito que se avienta dos funciones diarias. Tiene 80 y no lo anda presumiendo en las redes.
“La obra (La Señora Presidenta) es una chinga. Cuando son dos funciones son 26 cambios de vestuario. Se necesita amar mucho esta carrera, esta profesión, para hacerlo con el amor o la pasión con la que lo hago”.

ASÍ LO DIJO
“Tenemos nuestra esperanza en él (Andrés Manuel López Obrador), toda nuestra fe. Queremos ver en hechos lo que prometió”.
Héctor Suárez, actor