Verónica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En el País existen 10.9 millones de trabajadores que perciben hasta un salario mínimo, la mayoría mujeres que trabajan en el sector informal, según cálculos de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami).
Con cifras al tercer trimestre de 2019, la Conasami advirtió que las personas que ganan hasta un salario mínimo representan 19.8 por ciento de la población ocupada y es mayor en zonas rurales que urbanas.
En el periodo mencionado existían 10.9 millones de trabajadores que percibían hasta un salario mínimo, siendo 5.8 millones de mujeres y 5.1 millones hombres. Las cifras advierten que la mayor parte de los trabajadores que ganan un salario mínimo son informales.
«El porcentaje de trabajadores que perciben hasta un salario mínimo, respecto a a población ocupada, es mayor en zonas rurales que urbanas, entre menor sea el grado de escolaridad y también la (duración de la ) jornada laboral. También es mayor en trabajos informales que en formales», subrayó el organismo.
En cuanto a proporción, el 26.9 por ciento de las mujeres ocupadas percibían un salario mínimo o menos. En el caso de los hombres este porcentaje es solo de 15.28 por ciento, si se toma en cuenta la totalidad de varones ocupados.
Por otro lado, se observa que para los jóvenes menores de 20 años el porcentaje de aquellos que ganan hasta un salario mínimo es de 29.4 por ciento, pero comienza a disminuir conforme la edad avanza.
Sin embargo, después de los 55 años comienza a aumentar hasta llegar a 45.8 por ciento para los que laboran con una edad que supera los 74 años.
Según la Conasami, la pérdida del poder adquisitivo del salario mínimo llegó a ser de 77 por ciento, de tal forma que se pretende recuperar parte de lo perdido durante la presente administración. Para este año, se aprobó un incremento de 20 por ciento en este salario para llegas a 123.22 pesos diarios.
Andrés Peñaloza, presidente de la Conasami, dijo que se ha denunciado que muchos de los trabajadores que ganan un salario mínimo se encuentran subcotizando en el Instituto Mexicano del Seguro Social. Es decir, formalmente ganan un salario mínimo pero reciben otra cantidad sin reportarla.
«Por eso el esfuerzo no solo del IMSS, sino de la Secretaría del Trabajo y la Secretaría de Hacienda para cruzar sus bases de datos e identificar a las empresas que hacen estas malas prácticas.
«Lo otro es también hacer un llamado para las organizaciones sindicales para que contribuyan a evitar que por las necesidades inmediatas que tienen los trabajadores y trabajadoras aceptan este tipo de ofrecimiento, que los registran con un salario mínimo y por fuera les da un complemento, eso a la postre es desfavorable sobre todo en términos de jubilación», comentó el funcionario.