Personas que han sido víctimas de diversas modalidades de atracos, y de intentos, hacen un llamado a la sociedad a través de El Heraldo para que extremen precauciones y no se dejen sorprender; se trata de actos delictivos en la calles, principalmente en los cruceros y en casas habitación.
Al dar testimonio de diferentes casos, los afectados recomiendan no bajar los vidrios del auto al llegar a un crucero o cuando el vehículo esté detenido y más de una persona pida limosna; los delincuentes se organizan y a través de la ventana, roban lo que pueden, bolsos de dama, celulares o relojes; los objetos son arrebatados con rapidez asombrosa.
Comentaron que no falta quién pida al conductor que se orille con el argumento de que trae una llanta baja o ponchada; pero jamás deben detenerse, y de hacerlo que sea en una gasolinera, donde podrían percatarse de que sólo fue un “gancho”. De ser cierto, los conductores están en el lugar adecuado para poner aire o cambiar el neumático sin correr riesgos.
Se recomienda que las mujeres lleven el bolso de mano del lado de la pared, pues hay ciclistas o motociclistas hábiles para arrebatar las prendas.
En las viviendas, se sugiere informar a los hijos o al personal de limpieza, en su caso, de los objetos a recibir, pues hay los que se hacen pasar por mensajeros y aseguran llevar un obsequio para el señor o la señora; pero con información oportuna se sabe si los familiares deben esperar algo, o es una estrategia para que abran la puerta y se metan a robar.
Del mismo modo, no es conveniente acudir solos a los cajeros automáticos, ni retirar sumas de consideración. Cuando se hagan retiros en efectivo en cajas, se puede solicitar escolta de la policía, siendo un servicio gratuito.
En resumen, siempre hay que extremar precauciones, máxime en esta época que se caracteriza por la circulación de más dinero; no corra riesgos, no pase sustos, ni vea afectado su patrimonio.