En 2012 cuando aún era presidente electo y no asumía la responsabilidad oficial del país, Enrique Peña Nieto escribió para el semanario británico un artículo titulado Mexico’s Moment, donde prometía: “Trabajaremos para un modelo económico, político y social próspero, en el cual el pragmatismo y el respeto de los valores liberales coexistan”, donde prometía crecimiento superior al 4%, estabilidad y fortaleza del peso, reformas legislativas como la hacendaria, la energética y la educativa. Además del diario británico otros medios internacionales de corte neoliberal mordieron el anzuelo y replicaban con fanfarrias las promesas del nuevo mandatario mexicano, que a principios de este 2014 en el foro de la OCDE en Davos, Suiza los cabilderos del Gobierno mexicano lograron colocar revivir el tema del Mexican Moment con Miguel Ángel Gurria a la cabeza diciendo México se convierte en la “plataforma de inversión más atractiva del mundo“, pero para consolidarla deberá mantener el rigor en la creación de las leyes secundarias de las reformas aprobadas y en su ejecución, Al considerar que las reformas en educación, energía, fiscal y laboral van a dotar de mayor competitividad y crecimiento al país, el Gobierno mexicano también podrá obtener los recursos para fortalecer la inclusión social y contribuir a reducir la pobreza.

Hoy, al finalizar el año, pareciera que ese Mexican Moment fue solo una burbuja de jabón, vistosa y llena brillo pero frágil y solo basta con observar algunos parámetros para que explote la realidad, entre ellos los siguientes:

  1. Las expectativas de crecimiento son ajustadas al 2.7, aquella promesa de más del 4% quedaron muy atrás, hoy de lo que se habla es del magro crecimiento y no solo un estancamiento, sino el peligro de decrecer.
  2. La depreciación del peso frente al dólar el día jueves por momentos llegó a superar la barrera de los 15 pesos, esto perjudica mucho a las empresas nacionales, que importan insumos y productos terminados y habrá más inflación por el aumento de precios de las mercancías que se compran en el exterior.
  3. La caída del precio del petróleo, el crudo mexicano sufrió un desplome de 46% desde sus máximos registrados en 2014, la mezcla mexicana se colocó el miércoles en 51.04 dólares por barril, este es el precio más bajo desde mayo del 2009, acercándose peligrosamente a cruzar la barrera de los 50 dólares.
  4. Inflación, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) aumentó 4.32% a tasa anual durante la primera quincena de octubre del 2014, cifra que representa el tercer mayor incremento en lo va del presente año, de acuerdo con los datos del INEGI.
  5. Las reservas internacionales bajan, disminuyeron 420 millones de dólares, su saldo al 5 de diciembre es de 192,298 millones de dólares y de acuerdo a la estrategia de subasta de reservas para nivelar el dólar (que no ha resultado) se espera disminuyan aún más.
  6. Además, la crisis del conflicto de intereses por los escándalos de las millonarias casas de la esposa del presidente y su “mano derecha”, el Secretario de Hacienda, Luis Videgaray que fueron “compradas” al contratista consentido del gobierno federal, dejando un enorme tufo de corrupción en la actual administración federal.
  7. Mención aparte tiene la enorme crisis de inseguridad y corrupción de las policías y autoridades del país, la muerte de 3 estudiantes y desaparición de otros 43 normalistas, además del ajusticiamiento a mansalva de 22 civiles por parte del Ejército ha generado que a nivel internacional se mire a México como una tierra de nadie, a lo que se suma la falta de respuesta de las autoridades generando un enorme malestar e indignación en la sociedad mexicana.

México no está pasando por su mejor momento, y la actual crisis política no solo es por parte del Presidente, su gobierno y su partido, es una crisis a la que ha contribuido la actual clase política en general, pocos se salvan y hoy más que nunca vemos cómo esta noble nación está siendo vapuleada.

¡Participa con tu opinión!