Durante una riña registrada el domingo por la madrugada en el interior de un salón de fiestas ubicado en la colonia Obraje, uno de los rijosos arrojó gas pimienta y estuvo a punto de provocarle la muerte a un bebé de apenas un mes de nacido.
La oportuna intervención de policías preventivos municipales de Aguascalientes le salvaron la vida al pequeñito, quien ya se encontraba inconsciente debido a que tenía problemas para respirar.
Fue aproximadamente a las 02:00 de la madrugada del domingo, cuando policías preventivos acudieron al salón de fiestas que se ubica en la avenida Ayuntamiento de la colonia Obraje, debido a que se había registrado una riña entre varios de los asistentes.
Cuando arribaron los oficiales, encontraron a una mujer desesperada que tenía cargado un bebé.
La joven identificada como Liliana, de 21 años, les comentó que durante la riña, uno de los participantes roció gas pimienta, sin importar que en el lugar se encontraran mujeres y niños, lo que provocó que su hijo comenzara a tener problemas para respirar.
Cuando los policías preventivos observaron al bebé, se dieron cuenta de que estaba inconsciente, por lo que un oficial subió a la mujer junto con su hijo en brazos a la patrulla 0107-B1, para trasladarlos de inmediato al Hospital Hidalgo, en donde fue atendido el pequeñito.
Se conoció que la joven mujer acudió a un evento familiar en el salón Ciprés, en donde se suscitó una riña y uno de los participantes arrojó gas pimienta, el cual causó efectos nocivos en el bebé.

¡Participa con tu opinión!