La alcaldesa Teresa Jiménez Esquivel entregó ayer el bono del mes a los suboficiales Guillermo Ortiz Martínez y José Luis Castañeda, a quienes les reconoció sus habilidades extraordinarias en el desempeño de sus labores y por su compromiso de proteger a la ciudadanía.

En presencia del Secretariado de Enlace Ciudadano y los empresarios locales que aportan los recursos del Bono del Mes, el secretario de Seguridad Pública Municipal, Antonio Martínez Romo, señaló que la corporación se ha fortalecido con la construcción de un nuevo rostro, de una policía más humana y profesional con actitud determinante y vocación de servicio.

Es por eso, dijo, que se tiene que reconocer el desempeño de quienes se entregan al máximo en sus labores y son ejemplo para sus compañeros.

Guillermo Ortiz Martínez, de 52 años de edad y 21 de carrera policial, fue condecorado por arriesgar su propia vida en la detención del posible responsable de la muerte de un taxista, apuñalado en un asalto. Se dijo realmente motivado, porque se le reconoce su trabajo.

Padre de tres hijos, señaló que después de sus labores aprovecha al máximo el tiempo con su familia. Decidió integrarse a la corporación desde que era niño, siguiendo los pasos de su padre (quien sirvió a la sociedad durante 33 años) y ahora él también tiene un hijo que quiere tomar el mismo camino.

José Luis Castañeda Díaz, con 44 años de edad y 22 años de servicio, fue reconocido por la detención de un sospechoso, presunto responsable de homicidio, que portaba armas de fuego y droga.

Dijo que la mayor satisfacción de su trabajo es servir a la ciudadanía y que los niños vean un ejemplo en él. En su tiempo libre practica mecánica automotriz y disfruta a su familia.

Aunque no estuvo de acuerdo en un principio, por el riesgo que implica la carrera policial, tiene una hija que hace unas cuantas semanas se graduó de la Academia Municipal de Policía, y se siente muy orgulloso de ella.

El Ayuntamiento de Aguascalientes, junto a los empresarios José Luis Robles Zamora, director de Grupo Esthel, y Enrique Salazar Rodríguez, propietario de LVDVS Fitness Club, agradecieron la labor sobresaliente de estos dos elementos que representan la dignidad de la corporación y el orgullo de pertenecer a la familia policial.