Cecilia de Santos Velasco

Al aceptar que la reelección a la Presidencia Municipal de Aguascalientes forma parte de su interés político, y no la Senaduría de la República, la alcaldesa Teresa Jiménez Esquivel expresó a El Heraldo que este primer año al frente de la administración capitalina le ha representado una transformación desde ser sensible con la sociedad para ejercer el poder de gobierno.
Como primera mujer panista al frente del Ayuntamiento de Aguascalientes, expresó que “ser servidora pública le ha representado un doble esfuerzo por el hecho de ser mujer”, pero la perseverancia y el trabajo junto con la claridad de objetivos le han permitido hacer y conquistar sus sueños y proyectos, sin escuchar aquellas voces que dicen lo contrario o que pretenden ejercer la discriminación o violencia política.
Tras declararse abierta a la crítica, siempre y cuando sea constructiva, y dejar ir todas aquellas opiniones que sólo quieren afectar a las personas, la primera edil consideró que forma parte de una situación coyuntural del sistema político mexicano, porque le tocó votar como diputada federal por que el 50% de las candidaturas fueran para mujeres.
Posteriormente, participó en un momento decisivo para que Aguascalientes pudiera postular desde el PAN a una mujer al Ayuntamiento capitalino y luego ganarlo, motivo por el cual seguirá trabajando con decisión y atención a las necesidades de la ciudadanía, porque para acceder a la reelección se debe conquistar la confianza y obtener las calificaciones pertinentes para encabezar por un segundo periodo este Municipio.
“Hoy en día, la fuerza masculina todavía intenta mantener fuera a las mujeres, pero mi educación en mi familia me enseñó la igualdad entre ambos géneros y por ese motivo mi mentalidad es la igualdad de oportunidades para todos; debemos trabajar para que muchas mujeres se echen para adelante y no se cohíban ni se queden en el no puedo”.
En entrevista con El Heraldo, Teresa Jiménez expresó que en el último año ha vivido muchos cambios, ya que cada día se toman muchas decisiones.
“Hay que aprender a escuchar a los demás, saber resolver, tener alianzas no sólo dentro del Gobierno Municipal, sino en los ámbitos Estatal y Federal. He tenido que cambiar muchas dinámicas, pues no es lo mismo ser diputado federal a alcalde de un Ayuntamiento, ahora se toman decisiones distintas y en particular de temas delicados como la seguridad pública y la violencia hacia las mujeres”.
Con una edad de 33 años, Teresa Jiménez se define como una mujer trabajadora y perseverante, con crecimiento personal y mucho trabajo; “desde este ámbito de responsabilidad quiero trasmitir a las mujeres que pueden conquistar todos sus sueños, deseos y derechos, hacer lo que les gusta y si se cierra una puerta, hay que tocar muchas más”.