Héctor Gutiérrez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) analiza el formato y número de debates presidenciales para 2018 con la variable de los partidos de futbol del año próximo.
La propuesta indica que habrá tres debates presidenciales, el primero será el domingo 22 de abril a las 20:00 horas en la Ciudad de México; el segundo, el domingo 20 de mayo a las 20:00 horas en Tijuana; y el tercero, será el martes 12 de junio a las 21:00 horas en Mérida.
La consejera Pamela San Martín criticó que el tercer debate presidencial sea a casi tres semanas de la jornada electoral, que será el 1 de julio.
Acusó que la decisión de realizar el evento ese día tiene la intención de no afectar el rating de los programas deportivos nocturnos sobre el Mundial de Futbol de Rusia.
San Martín recordó que, en 2012, Ricardo Salinas Pliego decidió no transmitir el segundo debate presidencial para no afectar el rating de un partido entre Tigres y Morelia.
“El propio dueño, recordemos, de la concesionaria de Televisión Azteca se negó a difundir el debate presidencial por su concesión y anunció en su cuenta de Twitter que quienes quisiera ver el debate lo hicieran en Televisa, en su canal se vería el partido de futbol, incluso retó que quién tendría mayor rating”, apuntó.
El proyecto también perfila que, por primera vez en la historia, podrá haber preguntas de los ciudadanos, los moderadores tendrán un papel activo y podrán cuestionar, con datos duros, las propuestas de los candidatos.
Además, ahora podrá haber la coparticipación de más de dos moderadores en un solo debate, quienes tendrán la capacidad de improvisar preguntas a los candidatos.
Los debates, a su vez, se buscará que las sedes de los debates sean universidades de reconocido prestigio.
El consejero presidente, Lorenzo Córdova, expresó que con este acuerdo podrá haber una campaña centrada en las propuestas de los candidatos.
Señaló que, tras el primer debate presidencial, realizado en 1994, los formatos se han vuelto acartonados, lo cual ha generado rechazo de la ciudadanía.
“Han tenido esencialmente el mismo formato”, subrayó.

¡Participa con tu opinión!