Moisés Ramírez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL 09-Jan-2019 .-Si el abasto de combustibles no se resuelve en dos o tres días más, México corre el riesgo de comenzar a sufrir un gran problema de distribución y mayores precios de hortalizas, frutas, granos y otros perecederos, advirtieron el Consejo Nacional Agropecuario (CNA) y el Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA).
«El riesgo es grave y ya hay mucha preocupación; al haber un problema de logística, en automático viene un problema de escasez y de inmediato reaccionan los precios», advirtió Francisco Chapa Góngora, tesorero del CNA.
«Hasta ahora, los precios han subido por otros factores, pero si a eso le adicionamos el que no se resuelva el problema de los combustibles en los próximos dos o tres días, definitivamente sí va a ocasionar que los precios suban más de lo que ya han subido; eso debe tenerlo en cuenta el Gobierno federal, va ocasionar un problema grave de precios».
«En pocos días se puede volver un gran problema en abasto y precios», añadió Juan Carlos Anaya, director de GCMA.
Cifras de la Secretaría de Economía revelan que por otros factores distintos a la falta de combustibles, en la segunda semana de enero los precios de algunas hortalizas registran niveles muy por arriba, respecto a los que tuvieron en la misma semana del año pasado.
Por ejemplo, en la Central de Abastos Estrella, en Nuevo León, el precio al mayoreo y medio mayoreo del kilogramo de chile jalapeño, serrano y la cebolla blanca cotizan en valores 617, 658 y 125 por ciento, respectivamente, por encima de los registrados hace un año.
En la Ciudad de México los mismos alimentos, en la Central de Abastos de Iztapalapa, reportan alzas del 465, 883 y 137 por ciento, en ese mismo orden, en el mismo lapso comparado.
A nivel consumidor, los precios de algunas hortalizas rebasan ya los 30 pesos el kilogramo. En Monterrey, por ejemplo, el chile serrano y la cebolla alcanzaron un precio máximo de 85 y 35 pesos, respectivamente, reporta la Profeco.
Hasta ahora ocho estados del País enfrentan graves problemas de escasez de gasolinas y diesel a raíz de la estrategia que aplicó el Gobierno federal para combatir el robo del combustibles, y precisamente esas entidades son los principales productoras de hortalizas, frutas, granos, cárnicos, lácteos y huevo.
Se trata de Michoacán, Guanajuato, Jalisco, Puebla, Estado de México, Hidalgo, Querétaro y Aguascalientes.
La proveeduría de esos abastos es relevante dado que, por ejemplo, Guanajuato es uno de los principales productores de lechugas, cebollas, zanahoria, brócoli.
Michoacán lo es en aguacate; Guanajuato y Jalisco en maíz blanco para tortilla y también Jalisco lo es en tomate.
La Asociación Nacional de Transporte Privado advirtió ayer que las empresas de transporte de carga están padeciendo el desabasto de diesel en los estados donde también falta gasolina.
Juan Carlos Anaya, de GCMA, comentó que transportistas de El Bajío que se abastecían de combustibles proveniente del huachicol ahora están enfrentando dificultades para llenar los tanques de sus camiones.
Chapa Góngora, del CNA, urgió a la Secretaría de Gobernación a aplicar, en coordinación con Pemex y la Secretaría de Economía, un programa para asegurar de combustibles a las empresas de transportes de carga de los principales estados productores de hortalizas, frutas, cárnicos y lácteos.