Con el registro aproximado de ocho mil choferes taxistas en el estado de Aguascalientes, cuando menos mil de ellos se encuentran en una lista negra por malos tratos hacia los pasajeros, por dejar abandonados los vehículos de alquiler, por incumplirles a los concesionarios, por robo de refacciones y por actitudes diversas que sólo desprestigian al gremio, reconoció ayer el presidente de Agrupaciones Unidas del Gremio Taxista del Estado de Aguascalientes (AUGTEA), Óscar Romo Delgado.

De hecho, el oficio de taxista requiere actualmente entre mil y 2 mil operadores nuevos para atender las necesidades y poder ampliar la oferta de servicios a través de los 4 mil vehículos en más de dos turnos, a fin de la población tenga acceso a ellos con oportunidad a sus requerimientos.

En entrevista con El Heraldo, el dirigente de las AUGTEA solicitó a los pasajeros denunciar ante la Dirección de Transporte Público a todos aquellos choferes agresivos o con actitudes que ya han hartado a la ciudadanía, así como a los propios concesionarios, a fin de cancelarles su permiso como prestador de servicio.

De igual modo, llamó en búsqueda del apoyo ciudadano, pues también se reciben quejas de los operadores de taxi que deben atender a pasajeros que solicitan el servicio en estado de ebriedad y actúan con mucha agresión, hacen lo que quieren, azotan las puertas o ensucian el vehículo.

“Cuando menos al día se reciben entre 100 y 200 reportes de los choferes que enfrentan malas actitudes de los pasajeros. Sin duda que este servicio de transporte público mejorará a favor de todos, en la medida en que todos asuman una nueva conducta y actitud de respeto mutuo”, indicó.

Comentó que aquellos operadores que son agresivos merecen que se les cancele su tarjetón de conductor emitido por la Dirección de Transporte Público, pero al mismo tiempo existe la situación de que los concesionarios han estado batallando para conseguir nuevos choferes buenos.

No obstante, hizo una invitación a la ciudadanía de Aguascalientes interesada en trabajar a sumarse como nuevos operadores de transporte público, y para ello deben cumplir con algunos requisitos como contar con licencia de conducir tipo A y participar en algunas capacitaciones para garantizar una calidad de servicio hacia la población.

“Los concesionarios a su vez deberán invertir tiempo en investigar el historial de cada una de las personas que lleguen en busca de trabajo como operador, y de este modo se quiten riesgos de actitudes negativas en la prestación cotidiana del servicio hacia los usuarios”, puntualizó.