Salvador Rodríguez López

El Cabildo de Aguascalientes y la Dirección de Justicia Municipal pretenden reformas legales al Código Municipal, que permita sancionar a los menores infractores y una intervención directa en sus hogares para lograr su rescate y la reintegración social.
En primera instancia, parte de ese propósito es loable si se tiene en cuenta que en los primeros cinco meses del año hay un registro de casi seis mil detenidos por faltas administrativas, según el director de Justicia Municipal, Carlos España Martínez, por lo que es necesario que se reduzca con acciones más concretas, sin embargo no será una tarea fácil llevarlo a la práctica, teniendo en cuenta que parte de los hogares de donde provienen esos niños y adolescentes tienen serios problemas de integración.
Las “faltas administrativas” por las que han sido aprehendidos es por consumo de drogas en vía pública, participación en riñas y disturbios, entre otros “delitos”, lo que para los funcionarios es una “realidad alarmante” que requiere reformas al Código Municipal, “para lograr una intervención directa con esos menores y en sus hogares, con el fin de avanzar en su rescate y reintegración social de esa población desde las calles y no esperar hasta los Ceresos”.
España Martínez indicó que entre adultos y menores se logró un total de 11 mil detenciones más que en igual período de 2017, como resultado del operativo Barrio Seguro (razzias), de las cuales 45% han sido por faltas administrativas y otras por consumo de drogas, principalmente cristal, no obstante, su interés se enfoca hacia los infantes, al considerar que la desintegración familiar es uno de los principales ingredientes para que no exista cuidado sobre ellos.
Aseguró que al detenerlos no los envían a las celdas sino que los canalizan al área de trabajo social para conocer su situación y se cita a los padres o tutores para que se hagan cargo de ellos y de ser necesario se canaliza al DIF u otras instancias para su rehabilitación.
Dichas medidas no son suficientes, por lo que el regidor Mauricio González adelantó que promoverá una reforma al Código Municipal para lograr una “acupuntura social” que implique una intervención directa con los reincidentes, en sus familias y el entorno en que se desenvuelven, lo que supone que “se podrán diagnosticar a fondo las razones por las cuales delinquen y ofrecerles alternativas”.
Para ello se valdrá de las direcciones de todos los infractores que están en poder del Ayuntamiento, algo que afirmó, “es un esquema que se ha aplicado en otras naciones con buenos resultados y ahora debe instrumentarse aquí mismo”, para ello. Advirtió, “los padres de familia deben hacerse responsables de sus hijos”, por lo que se les ofrecerá terapia familiar y escuela para padres “con el objeto de que cuiden a sus hijos y nos los dejen en las calles”.

NO SERÁN PRESOS
El mismo jueves 7 de junio en que se conoció la postura municipal, el Congreso del Estado aprobó reformas a la Ley de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado, por lo cual no se permitirá que un menor sea privado de su libertad, aún cuando sea señalado por la autoridad de haber cometido un delito.
En todo caso, lo que puede hacerse es fincarle responsabilidades a él y a sus padres o tutores para que resarzan los daños causados a la víctima, y si el causante no estuviera bajo la tutela o patria potestad de un adulto se le canalizará a la Procuraduría de Protección de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes con la finalidad de que se encargue de aplicar lo conducente.
La propuesta la hizo el diputado del Partido Acción Nacional Guillermo Gutiérrez Ruiz Esparza, al considerar que los padres incumplen con la obligación de cuidar y formar a sus hijos, por lo que la ley incluye las obligaciones que tienen los progenitores con su descendencia, y de haber negligencia se les fincará responsabilidades, obligándolos a pagar los daños que hicieron sus hijos.
El legislador puso como ejemplo que si un niño o adolescente daña una barda con graffiti será enviado a la Procuraduría del Menor que pedirá la presencia de los padres y la condición de regresárselo es que reparen el daño causado. En la iniciativa de Gutiérrez se contemplaba castigos administrativos y corporales (detención) de los padres o tutores que no resarcieran el daño, pero el pleno legislativo no lo aprobó, aunque si no hay respuesta entonces se aprehenderá a los padres o tutores para obligarlos a que cumplan.
En teoría todo parece fácil, al menos así lo ven diputadas y diputados, al determinar que no se les puede privar de su libertad, sin embargo en el mismo dictamen se ventila que sí serán detenidos sólo que lo disfrazan con un velo, porque en lugar de tenerlos en los calabozos municipales los enviarán a la Procuraduría del Menor y saldrán en libertad hasta que los padres o tutores vayan por ellos y acepten reparar el daño.
Muy aleccionadora va a ser la respuesta de los papás que ganan el mínimo, que están subempleados o no tienen trabajo, cuando les digan que tienen que pagar el parabrisas o los rayones a un vehículo que provocó su retoño, o el costo para reparar los monumentos (Exedra, palacios de gobierno, municipal y legislativo, templos, balaustrada del Jardín de San Marcos, etc.).
Hace falta que los legisladores se ensucien los zapatos y se adentren en la vida de las familias menos favorecidas para que conozcan la realidad del otro Aguascalientes, que aún cuando quisieran darle mejores condiciones a sus hijos les resulta materialmente imposible con lo que consiguen en su labor.
Es difícil que lo entienda alguien que recibe más de 50 mil pesos mensuales en sueldo además otros alcances, de lo que no informan pero que se calcula que son cercanos a 30 de mil pesos, de manera que alguien que cada 30 días se embolsa 80 mil pesos difícilmente puede comprender la situación de aquellos que con dos o tres mil pesos, y a veces menos, tienen que hacer milagros para comprar alimentos.
Hasta el cansancio repiten los diputados que niños y adolescentes son libres de pensar y de actuar, pero en los hechos los hacen totalmente dependientes de sus padres o tutores, a quienes pretenden darles lecciones de formación familiar, de moralidad y rectitud y para que lo entiendan mejor se les obligará a que participen en cursos de integración familiar junto con sus hijos.
Presentar iniciativas y aprobarlas es su misión, pero antes de hacerlo tienen que ponerse en los zapatos de aquellos que quieren rescatar para que sepan cuáles son necesidades, sus inquietudes y anhelos, sólo así podrán decir que realmente sirven a la sociedad.

NO SE ACONGOJE
Sí, no se angustie, que no le quiten el gusto por la vida. México seguirá adelante, sin importar quién gane el uno de julio o los resultados que tenga la selección de futbol. El país resistió los embates del populismo de Luis Echeverría, el estatismo de José López Portillo, la sobriedad de Miguel de la Madrid, los aceleres de Carlos Salinas, la indefinición de Ernesto Zedillo, las bravuconadas de Vicente Fox y la execrable violencia del crimen organizado en los tiempos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto y por si fuera poco ha soportado las acometidas de temblores y ciclones. Pese a todo, la nación se mantiene vigente. Lo mismo puede decirse en el caso del futbol, si gana o pierde el “equipo de todos” no es motivo para lanzar fanfarrias o rasgarse las vestiduras. Todo en su justa dimensión, después de los comicios y del mundial balompédico la historia seguirá su curso y ésta será, caro lector o lectora, la que Usted escriba.

¡Participa con tu opinión!