Los Rays confirmaron que no fueron espejismo las dos victorias conseguidas ante los campeones de la liga, en el cuarto y último encuentro de la serie Tampa volvió a imponerse a Houston en un duelo cerrado que tuvo tintes dramáticos para llevarse tres juegos a uno la serie. A pesar de que los Astros pelearon en todo momento el partido buscando empatar los juegos ganados, Tampa resistió la ofensiva de Houston que no supo descifrar la buena defensiva de los Rays. Al final la diferencia fue mínima pero los campeones cayeron por tercera vez y se complican la cima de la división ya que los Mariners se ponen a solamente medio juego de los Astros.
Los dos primeros tercios del partido fueron excelsos para ambos abridores, tanto Charlie Monton de los Astros como Blake Snell de Tampa salieron derechos para impedir que las ofensivas hicieran algo durante las seis primeras entradas del duelo. Fue hasta la séptima cuando se rompió el empate a cero gracias a Evan Gattis que conectó jonrón solitario para poner adelante a los Astros. En la siguiente entrada Duffy contestó con un sencillo productor que impulsó a Hechavarría y a Wendle a la pizarra para darle la vuelta al marcador.
En la parte baja de la octava, la ventaja para Tampa aumentó con un potente batazo Mallex Smith que salió por el jardín derecho y el central para perderse y apuntarse un jonrón solitario a la cuenta de los Rays que imponían condiciones. En la novena Houston intentó reaccionar con un vuelacercas de Gattis, pero solamente sirvió para maquillar el resultado final que terminó siendo 3-2 para los Rays.
La victoria se la apuntó Blake Snell que lanzó 7.1 entradas y permitió cuatro hits durante su participación, se llevó diez ponches en un gran juego. Sergio Romo consiguió su octavo salvamento de la temporada al cerrar la última entrada en donde tuvo un chocolate.

¡Participa con tu opinión!