Sustituto vigilante

Probamos la cámara de vigilancia Nest Indoor y su algoritmo en la Nube, que detecta automáticamente a los intrusos.

Boletos comprados, maletas listas y actitud de vacaciones al tope. Pero viviendo con roomies, esta vez me fui de casa más tranquilo al dejar en mi lugar un ojito vigilante y chismoso: la cámara de seguridad Nest Indoor.

Configurarla no fue difícil: sólo tuve que conectarla a la corriente para que se encendiera automáticamente, y la app de Nest, disponible para iOS y Android, la detectó rápidamente tras crear una cuenta de usuario.

Antes de irme, la dejé instalada frente a la puerta de la entrada.

Mientras visitaba Guadalajara y otros lugares de Jalisco, mi celular me alertó ocasionalmente sobre actividad detectada por la Nest Indoor.

Así, pude espiar el momento en que uno de mis roomies dejaba la casa en la mañana o volvía en la tarde. Y hablando de ausencias, la app detecta por ubicación cuando estás o no en casa, para apagar o encender las alertas.

La vista de la cámara es de 130 grados, pero era más de lo que necesitaba para saber si alguien entraba por la puerta. Desde la app creé una ‘zona de actividad’, que enmarca espacios para alertar únicamente sobre lo que pase ahí y evitar notificaciones innecesarias, como mis vecinos pasando por la ventana.

La premisa de Nest y sus cámaras es tener en la Nube todo lo que pase en casa para usarse como evidencia en caso de robo u otro delito, pero hay un inconveniente: no es gratis. Para tener acceso a diez días de grabación hay que pagar 2 mil pesos al año, o 6 mil por respaldar un mes de video continuamente.

Como Nest ofrece un mes de prueba de Aware, el servicio que explota el máximo potencial de sus cámaras, me ahorré el trabajo sucio de revisar horas de grabación, pues el software marca por algoritmos el momento exacto en que vio a una persona o tuvo lugar cualquier otra actividad que podría parecer sospechosa.

Lo cierto es que, sin suscripción, la cámara sólo sirve para mostrar lo que está viendo en tiempo real, hablar a través de su bocina y micrófono incluidos o mostrar alertas de lo que ocurrió hace tres horas. Pero si estás de vacaciones o dormido, y algo pasa, tres horas es una ventana de oportunidad muy pequeña para reaccionar a tiempo y hacer algo al respecto.

Pese a todo, hay una gran ventaja de que el video esté en la nube. Si se roban la cámara, al menos hay posibilidad de ver lo que grabó, lo que no ocurre con las cámaras basadas con memorias de almacenamiento interno.

¿Qué es mejor? Depende de tus necesidades.

Nest Cam Indoor
$5,000
bestbuy.com.mx