El comisionado para la Protección Contra Riesgos Sanitarios del Estado (Coprisea), Octavio Jiménez Macías, informó que al realizar algunas visitas de verificación a establecimientos dedicados a la venta de medicamentos, incluidos almacenes de depósito y distribución, se efectuó la suspensión de actividades y servicios en dos de ellos.

Ambos no contaban con responsable sanitario y ni con procedimientos normalizados de operación.

“Uno de ellos cuenta con una malla ciclónica como pared, lo que permite la entrada de fauna nociva y la afectación de factores ambientales, por lo que no se garantizan las condiciones óptimas de almacenamiento, lo que conlleva a que se puedan ver afectados los productos que expenden, además de que no cuentan con documentación oficial de los clientes”.

Asimismo, dijo, expenden medicamentos directamente al público, siendo esta una actividad prohibida para este tipo de establecimientos.

Jiménez Macías exhortó a los propietarios de almacenes de depósito y distribución de medicamentos en el estado, a apegarse a la legislación sanitaria vigente a fin de evitar la aplicación de alguna sanción, y los invitó a que acudan a la Coprisea, para que conozcan las condiciones vigentes; su sede se encuentra en el antiguo Hospital Hidalgo.

Finalmente, reiteró que para la comercialización de todo tipo de medicamentos se requiere dar aviso a la autoridad sanitaria, y que, de no contar con la misma, estarían infringiendo lo dispuesto en el Artículo 200 bis de la Ley General de Salud, por lo que el establecimiento podría hacerse acreedor a una multa de hasta dos mil salarios mínimos.