Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 8-Ago .- El Poder Judicial vive un caso sin precedentes.
Un magistrado de circuito destituido en 2016 por beneficiar a importadores de autos usados, demandó al Consejo de la Judicatura un pago de 93.2 millones de pesos por “daño moral, psíquico y emocional”.
El ex magistrado Juan Manuel Serratos acusó al CJF de incurrir en responsabilidad patrimonial del Estado por un boletín de prensa de noviembre de 2014, en el que se dio a conocer que estaba suspendido de su cargo, cuando era juez de distrito.
En el boletín, el CJF atribuyó a Serratos “haber incurrido en notoria ineptitud o descuido en el desempeño de sus funciones y en la falta de profesionalismo propio de la función judicial”.
“La cantidad de 93.2 millones de pesos es apenas suficiente para redimir el daño moral, psíquico y emocional que se me ha causado, ya que la devastación en mi imagen profesional, mi decoro, honra y el daño producido a mi carrera no podrán resarcirse a plenitud”, afirmó el ex Magistrado.
Como no existe un precedente similar, el Presidente Luis María Aguilar turnó el caso al Ministro Arturo Zaldívar, para que elabore un proyecto en el que proponga al Pleno de la Corte el trámite que dará al asunto.

¡Participa con tu opinión!