En los últimos meses, la Dirección de Salud Pública Municipal ha suspendido actividades de cuando menos diez comerciantes ambulantes por hacer caso omiso de las disposiciones legales para salvaguardar la calidad de los alimentos en la vía pública y sobre todo la salud de los comensales, informó el titular de la dependencia, Federico Moreno Flores.

Una gran cantidad de comerciantes ambulantes toman el curso de manejo de alimentos, que les establece el uso del uniforme reglamentado, sin embargo se les observa con frecuencia que no traen cachucha o redes para el cabello, y no portan su mandil ni el cubrebocas. “Ahora existe la instrucción de suspender actividades antes que multarlos por su falta de entendimiento”, puntualizó.

El director de Salud Pública Municipal señaló que los comerciantes se rehúsan a acatar la ley porque hace mucho calor o que la cachucha les estorba, pero no aceptan que hay otras alternativas como las cofias y las redes de cabello, para que éste no vaya a caer a los alimentos y los pueda contaminar.

Federico Moreno Flores añadió que muchos ambulantes del giro de alimentos son adictos a mascar chicle, lo cual está prohibido, pues la saliva puede caer a los platillos.

Por esta razón, los verificadores sanitarios de la Dirección de Salud Pública traen la instrucción de revisar incluso en las tienditas entorno a las escuelas, para que se salvaguarden los alimentos que serán ingeridos por los niños o las personas que así lo deseen.

En entrevista con El Heraldo, el funcionario precisó que cuatro mil comerciantes ambulantes han sido revisados en lo que va del año, y las suspensión de actividades se les aplica cuando reciben una segunda o tercer visita y se observa que no cumplen con la ley; en lo normal se impone primero la sanción económica y si la situación es compleja se solicita la intervención de la dirección de áreas comerciales para suspender temporalmente el permiso.

Para evitar que se piense que es una actividad recaudatoria, la suspensión de actividades es primero para propiciar que el vendedor comprenda y se concientice de realizar adecuadamente su preparación y venta de alimentos a la ciudadanía.

Finalmente, señaló que en esta temporada de calor son vitales las camas de hielo en los alimentos fríos y que las temperaturas no pasen los 70 grados centígrados para aquellos platillos que son calientes. Y aclaró que se cancela la suspensión de actividades hasta que demuestran que van a cumplir con la ley.