Cecilia de Santos Velasco
El Heraldo

Ignacio Villanueva Chávez, delegado de la Condusef, informó que si una cuenta bancaria se mantiene sin depósitos o retiros durante tres años, pasa a una cuenta concentradora en el mismo banco, no se cancela automáticamente, y en caso de que aún tuviera saldo, el dinero podría ir a parar a la beneficencia pública.
Aseveró que contar con una cuenta bancaria tiene muchos beneficios, pero si por algún motivo se ha dejado de utilizar, lo más conveniente es cancelarla, ya que las instituciones mandan las cuentas abandonadas a una concentradora.
Antes de concentrarla, señaló que la institución bancaria debe de notificar con 90 días de anticipación, en el domicilio que se registró al momento de hacer el trámite para adquirirla. Si sabe que su dinero se encuentra en esta etapa, todavía puede reclamarlo, por lo que el banco deberá retirar de la cuenta global el importe total, y volver a abonarlo en la cuenta o entregarlo al usuario financiero.
“En caso de no ser reclamado, tres años a partir de la transferencia a la cuenta concentradora, el dinero tiene como destino la beneficencia pública”, advirtió.
Para cancelar una cuenta bancaria, el subdelegado de la Condusef señaló que se debe revisar que no tenga ningún problema ni adeudo. En algunas ocasiones, si el banco ofreció alguna promoción financiera para aperturarla, se debe cumplir con el plazo establecido, ya que si se cancela, se podría pagar alguna penalización.
Se debe acudir a la sucursal donde se abrió la cuenta para informar la decisión de cancelarla. Antes de darla de baja, se deben eliminar todos los medios de pago asociado y las domiciliaciones, ya que mientras existan pendientes por pagar, la cuenta bancaria no podrá darse de baja. Asimismo, hay que firmar y leer detenidamente la cancelación. Si se abrió la cuenta con otra persona, ambos tienen que dar el consentimiento y su firma presencial para cancelarla.
Para finalizar, se exige el comprobante de cancelación, ya que en caso de que se necesite realizar alguna aclaración, se contará con un respaldo.
Ignacio Villanueva Chávez comentó que sólo las cuentas con saldos superiores a 300 días de salarios mínimos vigentes en la CDMX se quedan en la cuenta global o concentradora, es decir, los saldos menores pasan a la beneficencia pública que administra la Secretaría de Salud.
Por esta razón, sostuvo, se deben dar de baja las cuentas que no se utilizan, aunque esté en ceros. Además, algunos bancos cobran comisiones si no se tiene un saldo mínimo.