Superó la burla, María León

CDMX.- De pequeña, María León pensaba en estar sobre un escenario sólo para contar historias que le ayudaran a escapar del bullying que sufría.
Por tener un “defecto” en las piernas, usaba zapatos ortopédicos y, además, tenía sobrepeso, lo cual la hacía blanco de burlas.
“Tomaba ballet, tenía las piernas chuecas y no era el estándar de bailarina que todo mundo esperaba, pero me gustaba, me podía transformar en algo y nadie me contradecía; en ‘El Cascanueces’ era un ratón, ¡podía ser lo que quisiera!”, recuerda emocionada la cantante.
“El icono que me pusieron (sus papás) fue Frida Kahlo: mi mamá me decía que ella también usó aparatos y había hecho cosas hermosas, me decía que hay gente que viene al mundo con estrella y otra estrellada, que yo era estrellada y tenía que sacar la estrella”, recuerda.
Apunta que se sentía parecida a la pintora, pues era “uniceja”, hasta que en un cambio de imagen le rasuraron el centro.
La música la atrapó, recuerda, en mucho por su abuelo, en cuyo restaurante tocaba el Mariachi Vargas Tecalitlán. Con el grupo interpretaba temas como “Cielo rojo” y “Si nos dejan”, tras lo cual recibía su “domingo”, un premio económico.
“Tenía ochos años y en aquella época me identificaba con un niño desafinado del mariachi y al que regañaban; le quedaba grande el traje y le decía: ‘¡te entiendo!’ y reíamos”.
Ahora ese niño, recuerda María, es director musical del Mariachi, al cual invitó a grabar una canción para su disco solista, “Inquebrantable”, que pronto saldrá a la venta y cuyo primer sencillo “Amor ilegal”, estrena el viernes. (César Huerta Ortiz/EL UNIVERSAL)

¡Participa con tu opinión!