Salvador Rodríguez López

Cuando hay conjunción de esfuerzos hacia un bien colectivo el resultado tiene que ser lo que esperan sus impulsores, por lo que el anuncio que hizo el máximo dirigente empresarial del estado, Pedro Gutiérrez Romo, del plan de trabajo que han delineado para 2019, se augura nuevas condiciones de vida para los aguascalentenses.
De esta manera los hombres de negocios dan ejemplo de lo que se puede hacer para solucionar los problemas comunes, contribuyendo con las autoridades a encontrar caminos de crecimiento que consolide lo que se tiene y al mismo tiempo dar paso a nuevas opciones.
Durante la reunión que sostuvieron con el gobernador Martín Orozco Sandoval, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes (CCEA) manifestó que el propósito de los líderes empresariales es trascender a través de una labor sostenida a favor de la comunidad, principalmente en los sectores que requieren de mayor atención, a la vez que se constituyan en un interlocutor confiable con los distintos niveles de gobierno y de la sociedad.
Explicó que los socios del CCEA saben del lugar que ocupan en el medio, por lo que tienen la responsabilidad de unir esfuerzos para alcanzar un mayor desenvolvimiento social y económico, además de que en su momento se haga una medición imparcial de los avances que se tengan en esta etapa.
El programa que dio a conocer para el año próximo consta de seis líneas de acción: Seguridad, Educación, Economía, Medio Ambiente, Salud y Bienestar, cada una con sus particularidades pero que en su conjunto significan un gran tranco para lograr que Aguascalientes tenga mejores niveles de vida.
En materia de seguridad, el doctor Gutiérrez subrayó que la aspiración es tener un estado que garantice una vida en paz para todos los habitantes, punto del que se parte para elevar la calidad de vida, mejorar la competitividad y conservar la seducción de la inversión productiva.
Sobre la educación afirmó que no se pretende sólo la obtención de conocimientos, sino la formación de ciudadanos que sean comprometidos con los logros de un bienestar general.
Una de las líneas que mejor conocen, el dirigente del Consejo Coordinador Empresarial aseguró que el compromiso es alcanzar un desarrollo económico sostenido y sustentable y cuyos beneficios sean para todos los habitantes, para ello se requiere diversificar los giros productivos, estimular la capacitación y la asistencia técnica, así como la incorporación de nuevas tecnologías e innovación, con lo que se podrá mantener la rentabilidad económica y social de las inversiones que están asentadas en la entidad.
Respecto al medio ambiente, Gutiérrez Romo resumió que no hay planes de desarrollo exitosos sin el cuidado del medio ambiente, por lo que la responsabilidad social empresarial incluye el respeto y conservación de los recursos naturales y hacer un buen uso del agua, lo que debe constituir una parte fundamental en las inversiones ya establecidas y las que vengan a asentarse.
Por último mencionó salud y bienestar social, de los que el líder del CCEA subrayó que son temas prioritarios, por lo que es necesario promover su atención para lograr reducir los niveles de enfermedades en los residentes, que a su vez se verá reflejado en mejores condiciones de vida.

EMPLEO DOMÉSTICO

La chacha, la nana, el jardinero y el chofer son figuras familiares en los hogares de alto nivel económico, que pese a la importante labor que desempeñan reciben un trato injusto, en ocasiones inhumano, con un salario que está lejos de ser el adecuado para el tiempo diario que trabajan, no tienen acceso a ninguna de las prestaciones que contempla la Ley Federal del Trabajo y por cualquier causa quedan cesantes sin recibir alguna retribución.
Es un asunto del que no escapa Aguascalientes, que como en el resto del país, tiene esa deuda social con quienes son seres visibles para todo lo que se necesite en la casa, pero tratándose de cumplir lo que mandata la legislación no hay respuesta alguna.
En el curso de esta semana los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) tendrán la posibilidad de definir si procede la exigencia de que se declare inconstitucional que los empleados del hogar no estén sujetos al régimen obligatorio del Seguro Social.
El ministro Alberto Pérez Dayán presentó el proyecto correspondiente que deberá ser votado por los demás miembros del máximo tribunal del país, con lo que se espera cerrar esta página obscura que por siglos ha mantenido la sociedad mexicana.
La coordinadora de la Red de la Rendición de Cuentas, Lourdes Morales Canales, resalta que México no ha ratificado el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre trabajo decente para las y los trabajadores del hogar, como ya lo hicieron 12 países de América Latina. (El Universal, 29/XI/18).
Hay gran número de historias de lo que significó – y significa – la sirvienta y la nana para los patrones y sobre todo en la formación de los hijos, que crecieron con su cercanía y por lo mismo se convirtieron en personas de la mayor confianza, pese a ello también se les inculcaba que eran “eso”, sólo sirvientes, por lo que al no ser de la familia había quienes les daba un trato vejatorio, que debían soportar insultos y calumnias y muchas veces vergüenzas cuando eran acusadas por un hecho delictivo que no cometieron.
La tradición es que la nana viva en la misma casa de los dueños, algo que también sucede con un número importante de sirvientas, principalmente las que provienen de otra parte, por lo que están a disposición a cualquier hora del día y de la noche. Cuando les fijan un horario de salida, generalmente no se cumple, sin derecho a exigir un pago extra.
En el caso del jardinero y el chofer laboran bajo un indicador pactado, lo que no obsta para que estén a la orden en todo momento, no recibiendo alguna gratificación, simplemente tienen que soportar estar al servicio.
En términos claros es casi un vasallaje, aunque la diferencia estriba en que tienen la libertad de renunciar y si no lo hacen es porque hay temor que se les dificulte encontrar otro trabajo, por lo que siguen atados a un ingreso que por regla general es el equivalente de uno a uno y medio salario mínimo.
Lo reseñado de sólo la punta del iceberg del trabajo doméstico, que tiene sus orígenes en la esclavitud que ha acompañado a la humanidad, lo que en una época como la actual es insultante que suceda. De ninguna manera se pretende que se termine la labor que desempeñan en los hogares, sino que reciban un trato digno, justo y con pleno acatamiento patronal a lo que dispone la ley laboral. Si no quieren darles más que tampoco sea menos, con lo que cumplirán una obligación de conciencia y se someterán al ordenamiento jurídico y social y a los preceptos religiosos.

PASO ARRIESGADO

Hace ocho días el Partido del Trabajo (PT) propuso una iniciativa de ley que elimina los Afores y crea un sistema de pensiones único donde una institución financiera pública administre los recursos. El sólo planteamiento provocó una fuerte caída en los recursos que tiene los fondos de ahorro de los trabajadores, que se ha hecho común en los medios bursátiles cuando se menciona un cambio en algún procedimiento, como sucedió previamente con la banca comercial luego que se considerara reducir las comisiones que cobra a los cuentahabientes. Según el PT, las inversiones de las Afores deberán enfocarse en la banca de desarrollo, empresas productivas del Estado e instrumentos de deuda pública. Lo que no menciona es que van tras el enorme pastel que significa el monto total de las Afores, que para diciembre de 2017 llegaban a un billón de pesos, lo que desde hace dos sexenios ha sido algo ambicionado por el gobierno, pero que en su poder puede volverse humo y de esta manera dejar silbando en la loma a los trabajadores. El Partido del Trabajo, hoy satélite de Morena, lanzó el anzuelo para pulsar la respuesta social y aunque hubo un rechazo generalizado de cualquier manera ahí está.