Érick Rodríguez / Agencia Reforma

SAN NICOLÁS DE LOS GARZA, N.L.-Para pasar un muro fronterizo, la magia de André-Pierre Gignac.
Los Xolos se defendieron hasta con ocho jugadores y la mejor manera de pasarlos fue con un disparo de 30 metros con potencia y comba que dejó parado a Manuel Lajud.
La tercera fue la vencida para el ilusionista francés ante el portero de Tijuana que ya le había parado un disparo cruzado y un remate de chilena.
El “10” está encendido, lleva ocho anotaciones como sublíder de goleo, anotó por cuarto partido consecutivo y cumplió con su costumbre en el Estadio Universitario, pues ha marcado en los seis duelos que han disputado los felinos en casa.
Con eso alcanzó para que los Tigres se impusieran 1-0, en lo que fue su cuarto triunfo consecutivo con el que llegaron a 18 puntos en el subliderato, con los mismas unidades del líder América, que tiene mejor diferencia de goles.
El equipo de Ricardo Ferretti llegó a 23 partidos sin perder en el Uni y está a tres de igualar su mejor marca invicta como local, la cual lograron en el Clausura 2012.
Además de mantener sus buenas rachas, Tigres logró verse peligroso ante la mejor defensa del torneo, a pesar de que el marcador se quedó corto con la mínima diferencia.
En los primeros 20 minutos los felinos entraron al área con remates de Jesús Dueñas, Eduardo Vargas y Hugo Ayala. Además, Hiram Muñoz, uno de los tres centrales, trabajaba extra con barridas al filo de la navaja, como una cuando Vargas se aprestaba a firmar una gran triangulación que lo dejó frente al arco.
Aún así, al 24′, Xolos, que inició con varios suplentes, pudo salirse con la suya al contragolpe, pero el disparo de Alejandro Guido se fue desviado.
Al 31′, Muñoz de nuevo fue salvador en su área para quitarle del pecho un balón a Ismael Sosa que Dueñas le había servido de cabeza.
Tigres intentaba de todas formas, como en el inicio del segundo tiempo cuando un tiro libre de Juninho pasó zumbando el poste izquierdo de Lajud, quien luego tuvo que meterle las manos a un fogonazo de Gignac, también de cobro directo.
El francés quería más y se engolosinó al querer entrar al área entre dos centrales cuando podía abrirle a Jürgen Damm, quien tenía poco de haber entrado por Sosa. Dueñas también estaba bien perfilado y por eso regañó a Gignac.
Los auriazules de nuevo no remataban a un rival, pero este terminó aniquilándose solo cuando Guido jaló a Enner Valencia en un contragolpe y se fue expulsado al ver la segunda tarjeta amarilla.
Fue el primero de tres contraataques de Tigres que no fructificaron. Primero porque Damm decidió mal y luego porque Lucas Zelarayán y Valencia terminaron estrellándose con un zaguero.
El 2-0 no llegó, pero el 1-0 fue suficiente para que la afición saliera feliz del Uni, en espera de que la alegría se repita el próximo martes, en la vuelta de Cuartos de Final de la Concachampions ante Toronto, en los que un marcador similar les dará el pase a Semifinales.
Por lo pronto, en la Liga festejan.

¡Participa con tu opinión!