Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 28-Sep-2019 .-Las dietas extremas y restrictivas a las que se suele recurrir en el afán de perder rápidamente el sobrepeso acumulado durante años no sólo suelen provocar el efecto rebote si no que pueden provocar tensión en el corazón.
Amy Pollak, cardióloga de Mayo Clinic, plantea que la mejor alternativa es comer sano de forma habitual y no someter al organismo al «efecto yo-yo».
Detalla que los estudios presentados en la reunión anual de la Asociación Americana del Corazón muestran que las mujeres posmenopáusicas que hacen dietas con efecto rebote y pierden el peso ganado, luego vuelven a recuperarlo y más adelante vuelven a perderlo, parecen correr más riesgo de morir por motivos cardiovasculares.
«Sea un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular», señala Pollak.
A través de un comunicado, la especialista de Mayo Clinic destaca que todavía no se sabe por qué es malo para la salud hacer dietas con efecto rebote y que, por ello, hay que investigar más.
No obstante, añade que la dieta conocida que ha comprobado reducir el riesgo con el paso del tiempo es la llamada dieta mediterránea, compuesta por cinco porciones diarias de frutas y verduras, cereales integrales, pescado, aceite de oliva, frutos secos y lácteos de bajo contenido graso.
«Esperamos que con esto aparezcan menos dietas con efecto rebote, pues repercuten negativamente sobre la salud cardiaca», concluye Pollak.