Gustavo García Olguin
Agencia Reforma

Cd. de México, México.- Los escoltas de Adolfo Lagos, director de Izzi, tardaron casi dos horas en llegar a un modesto hospital en Coacalco, luego de que el empresario fuera herido de una bala en el estómago.
En busca de atención médica pidieron auxilio a una patrulla de la PF, quienes solicitaron una ambulancia.
En el camino se toparon con un tianguis, la unidad de urgencias de una clínica del IMSS estaba saturada, y la última opción fue la clínica de Coacalco, donde Lagos murió.
En medio de versiones contradictorias, el lugar donde fue herido de muerte el empresario Adolfo Lagos, quedó abandonado.
Las cintas amarillas que acordonaban la escena del crimen estaban tiradas en el pasto seco, a un costado de la Carretera Ecatepec-Tulancingo, metros adelante del kilómetro 44, hacia el Arco Norte.
Un reporte de la Fiscalía Regional de la localidad indica que los dos agresores salieron de entre las nopaleras y sacaron sus armas; uno de ellos lesionó a Lagos.
Además, reporta que el escolta David Morales realizó disparos y lesionó a uno de los agresores.
“Ya terminaron, no hay nada, ni sangre, ni más casquillos, en el pueblo tampoco había heridos de bala y tampoco reportes de que había llegado una persona herida, ya no hay nada que hacer aquí”, indicó uno de los ministeriales desplegados a San Felipe.
En el lugar de los hechos existe un camino de terracería que, entre nopaleras, lleva al pueblo de San Felipe Teotitlán.
A a unos 900 metros, tras una loma se comienzan a contar las primeras viviendas.
Los ministeriales inspeccionaron la brecha para tratar de encontrar rastros de sangre del ladrón herido, ropa ensangrentada o más casquillos.
“David Morales de 41 años de edad, quien es escolta del hoy occiso con motivo de salvaguardar la integridad de dichas personas es que saca su arma de fuego y realiza diversas detonaciones logrando lesionar solamente a uno de los agresores, mismos que comienzan a correr y se escapan escondiéndose entre las nopaleras”, dice el reporte oficial de la Fiscalía.
El personal ministerial realizó un operativo el domingo en la tarde-noche en San Felipe Teotitlán, una localidad de unos 4 mil habitantes, del cual logró confiscar celulares de personas “sospechosas”, pero no lo lograron ubicar al asaltante herido.
Después los peritos trabajaron durante el lunes y el martes en las posibles rutas que tomaron los ladrones en su huida.
“Desde allá, donde se ve ese claro, donde empiezan las nopaleras, hasta allá arriba estuvieron buscando, todo eso, el camino y la parte baja, de aquel lado del puente, y nada, no hubo más huellas o pistas relevantes”, lamentó el agente.
En el punto hay un puente vehicular elevado que lleva a los poblados de Santa María Actipac y San Felipe Teotitlán, en el Estado de México, casi en los límites con Hidalgo.
“Corrieron para San Felipe (a unos 900 metros), entre todos esos nopales, son unas libres, no los alcanza nadie”, comentó otro ministerial.
San Felipe Teotitlán es una población que está en la mira de las autoridades mexiquenses desde hace meses, pues en el tramo carretero ente Axapusco y Santiago Tepeyahualco, los ciclistas han sido blanco de los asaltantes.
“Los (asaltantes) venadean a las víctimas escondidos tras los árboles, entre las nopaleras y la carretera, porque ente tramo rumbo a Tulancingo, hacia el acueducto del Padre Tembleque, es de subida, lo que provoca que los ciclistas vayan lento”, consideró un investigador.
El lugar donde fue herido el empresario se ubica entre la base del puente y un letrero que anuncia que la altitud del elevado.

¡Participa con tu opinión!