CDMX.- Katy Perry reveló que sufrió depresión el año pasado porque su disco Witness no registró buenas ventas y fue atacado por la crítica.
“Tuve ataques de depresión y mi corazón se rompió porque, sin saberlo, puse tanta validez en la reacción del público, y el público no reaccionó de la manera en que esperaba”, dijo a la revista Vogue Australia.
“La música es mi primer amor y creo que fue el universo el que dijo: ‘Bueno, hablas sobre el amor propio y la autenticidad, pero vamos a someterte a otra prueba y quitarte cualquier tipo de validación. Entonces veremos cuánto realmente te amas'”.
Perry agregó que a finales de 2017 pasó una semana en un retiro de salud mental en California y salió más fuerte que antes. (Staff/Agencia Reforma)

¡Participa con tu opinión!