Belén Rodríguez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 20-Jun.- Algunos importadores mexicanos están sufriendo un doble cobro del Impuesto al Valor Agregado (IVA), situación que está dañando los puntos por los que se introducen mercancías al País, expusieron fiscalistas y empresas.
El problema se genera cuando utilizan los servicios de un depósito fiscal, explicó Javier Goyeneche, coordinador académico de impuestos del ITAM.
Desde principio de año, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha enviado invitaciones a usuarios de almacenes de depósito, generalmente importadores, para comprobar su situación fiscal en cuanto a la retención del IVA.
El objetivo es señalarles a los contribuyentes que deben realizar el pago del impuesto por emplear el sistema de depósitos fiscales, es decir, retener el IVA al vendedor extranjero.
Sin embargo, explicó el académico, los depósitos tienen como objetivo permitir a los importadores resguardar sus mercancías sin que éstas generen pago de impuestos, debido a que funcionan como si la operación comercial no se diera en territorio nacional.
Si se solicita que el usuario compruebe la retención del impuesto y después de salir del depósito esas mercancías generan IVA, entonces, dijo, se incurre en una doble tributación.
Tratándose de un depósito fiscal, la operación no ocurre en territorio nacional y el contribuyente termina asumiendo el pago de un impuesto que nunca se le trasladó.
Según el Instituto del Aluminio (IMEDAL), entre las empresas afectadas por este doble cobro se encuentran Industria Mexicana de Aluminio, Cuprum y Nemak.
Es por ello, que el organismo ya ha exigido a la Secretaría de Hacienda que analice la medida, que pese a estar fundamentada en la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de 2013, no cuenta con criterios específicos que eviten el perjuicio a todas las empresas que usan los depósitos y los puertos que los operan.
José Ramón Elizondo, miembro del Instituto del Aluminio, comentó que esta problemática ha llevado a que los usuarios busquen otros medios para introducir las mercancías porque no resulta atractivo a través de los puertos mexicanos.
Esto genera otros costos y complicaciones logísticas, agregó.
Refirió que incluso la delegación de la Secretaría de Economía en Veracruz, ha solicitado la revisión de los criterios que emplea el SAT, ya que el sistema de depósitos fiscales es una práctica ampliamente usada en el puerto de esa entidad.
Además, señala que las empresas de servicios portuarios ven con preocupación la situación, porque podría repercutir directamente en su planta laboral.

¡Participa con tu opinión!